La derrota de Universidad de Chile ante Palestino dejó a los azules en zona de descenso, y con el ánimo del equipo por el suelo. A falta de ocho fechas, marchan penúltimos, y el rendimiento no acompaña.

El sábado, los más de 30 mil hinchas azules que llegaron al Estadio Nacional se quedaron varios minutos en silencio, dando muestras de la tristeza que rodea el complejo presente del equipo.

Entre ellos, una de las imágenes que dejó la jornada fue protagonizada por el hijo de Johnny Herrera, emblema del equipo, que está en la banca desde hace varias fechas.

La imagen fue subida por la esposa del futbolista, Steffi Scholtbach, y muestra al pequeño con las manos juntas, como si estuviese rezando.

/Eduardo Méndez Garín