La tarde de este martes, fuentes de gobierno aseguraron que Felipe Salaberry dejará la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), luego de que trascendiera el incidente que protagonizó el pasado 25 de agosto, donde se habría pasado tres semáforos en rojo en la comuna de Ñuñoa y había insultado a un inspector municipal.

De acuerdo a las mismas versiones, en los próximos minutos el gobierno difundirá un comunicado anunciando la salida del cargo.

El subsecretario ha desmentido la denuncia -dada a conocer por Radio Biobío- en su contra, asegurando que es completamente “falsa”, y su partido, la UDI, no solo ha defendido a la autoridad, sino que también ha realizado gestiones con el gobierno, a su favor.

La semana pasada el Ministerio Público anunció una investigación por presunto tráfico de influencias, ante las supuestas gestiones que la hermana del subsecretario, Iris Salaberry, habría realizado para anular el parte empadronado cursado contra la autoridad de gobierno.

Ayer lunes, además, el ministro del Interior, Andrés Chadwick abordó una vez más la polémica, asegurando que “estamos a la espera de que estos hechos se puedan clarificar a la brevedad posible. Existen dos versiones, que son contrapuestas y esperamos que se clarifiquen para que el gobierno, después, y el Presidente tenga todos los elementos para ver la situación”, dijo.

A esto se suma que la tarde del lunes la Municipalidad de Ñuñoa informó que puso fin al contrato a honorarios que Iris Salaberry tenía con la comuna. La determinación del alcalde Andrés Zarhi se dio -según indicó Cooperativa- como una muestra de confianza y respaldo a los funcionarios municipales que denunciaron al subsecretario.

/psg