Universidad de Chile está en zona de descenso a ocho fechas del final. El panorama es complicado para los azules, que necesitan ganar sus cuatro partidos como local para seguir en Primera División.

Según la proyección estadística, con 33 puntos un equipo se salvaría del descenso en el presente campeonato.

El año pasado, Deportes Iquique evitó caer a la B con 32 unidades, pero la definición en 2019 será mucho más estrecha. Ese número de puntos se vislumbra insuficiente. El año pasado, descendieron Deportes Temuco (28) y San Luis (23).

La U necesita sumar 12 puntos más para salvarse del descenso. La mitad de los que están en juego. Para ello debería aprovechar sus cuatro partidos como local, donde se mide con tres rivales directos: Deportes Iquique (fecha 24), Everton (25) y Universidad de Concepción (28). Además, en la jornada 27 enfrenta a O’Higgins.

De empatar alguno de los partidos en casa, la situación de la U se complicaría mucho. En teoría tiene cuatro visitas muy complicadas: Colo Colo (fecha 23), Huachipato (26), Curicó Unido (29) y Cobresal (30). Además, depende de que Antofagasta, el rival directo que no enfrentarán, no sume más que ellos.

/Eduardo Méndez Garín