El Presidente Sebastián Piñera anunció el Plan Nacional de Prevención y Combate de Incendios Forestales para la temporada 2019-2020.

El plan significó el trabajo conjunto de los ministerios del Interior, Agricultura, Defensa, Obras Públicas, Medio Ambiente, Energía y Salud, además de las intendencias, gobiernos regionales, la Conaf, Onemi, Fuerzas Armadas, Bomberos, Carabineros, PDI y fiscalía, junto a empresas forestales y eléctricas, entre otros.

“Hace unos días atrás, a Chile le tocó encabezar -en el contexto de la Asamblea General de Naciones Unidas-, una alianza para proteger nuestros bosques lluviosos. Estamos pensando en 7 millones de km2 en la Amazonía; en la cuenca del Congo, 3 millones de m2; en el Sudeste Asiático; y también -yo pensaba- en nuestros bosques, por ejemplo los bosques valdivianos que son únicos en el mundo”, manifestó el Presidente Piñera.

“Vamos a invertir $120 mil millones, más o menos la mitad del sector público, la otra mitad el sector privado”, destacó el Mandatario, con el objetivo de “poder tener todos los elementos, herramientas y sobretodo, el equipo humano y la preparación de la comunidad para ser exitosos en esta guerra y combate a los incendios”.

Por parte del Gobierno, el presupuesto para la prevención y combate de incendios forestales de este año será de $57.800 millones, la cifra más grande de la historia del país en la materia, superando los $43 mil millones de 2018 y que significa un 34% de aumento.

Brigadistas, vehículos y tecnología

Según información del Gobierno, desde las temporadas 2016-2017 hasta 2018-2019, han habido, en promedio, 6.511 incendios por temporada, afectando una superficie aproximada de 177 mil hectáreas.

Si bien Piñera resaltó la reducción de siniestros durante la temporada pasada, reparó que “este año estamos calculando que vamos a estar en una cifra algo superior al año pasado, porque las condiciones son mucho más adversas” debido a las condiciones climáticas y de sequía que afecta al país.

Para esto, se contempla un total de 2.515 brigadistas del sector público distribuidos en 238 brigadas desde la Región de Atacama hasta Magallanes, los cuales se sumarán a otros 3.400 del sector privado.

Además, se fijan 55 aeronaves, 12 más que el año pasado, entre las cuales destacan aviones cisterna, de coordinación, helicópteros, entre otros. Por parte del sector privado, se sumarán 52 aeronaves adicionales.

También se suman vehículos especializados para controlar los incendios: 6 camionetas lanza espuma retardante, 19 puestos de mando móvil satelital -para planear y coordinar los combates-, camionetas cisterna de ataque inicial, 14 máquinas pesadas para combatir incendios.

Además de drones, se utilizarán otras medidas tecnológicas, como un software que monitorea el comportamiento del fuego en velocidad, dirección e intensidad. Por otro lado, el programa “Botón Rojo” indica las zonas de riesgo por combustible fino muerto, contemplando también la temperatura y humedad.

/psg