El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, expuso este miércoles en la comisión Mixta de Presupuestos, para dar cuenta del estado de la hacienda pública del país, oportunidad en que rebajó la previsión de crecimiento para la economía chilena este 2019.

El secretario de Estado indicó que en el escenario base de crecimiento considerado en las proyecciones fiscales de este año y en el Presupuesto 2020, la economía este año crecerá entre 2,4% y 2,9% (centrado en 2,6%) y entre 3% y 3,5% el próximo año (centrado en 3,3%).

De esta manera, el Gobierno rebajó de manera oficial su previsión de crecimiento de la economía chilena, que se había mantenido en 3,2%.

Esta proyección va en línea con la estimación de crecimiento del PIB realizada por el Banco Central y en la parte baja del rango de estimación para el crecimiento del PIB tendencial que realizó el instituto emisor en su IPoM.

Larraín sostuvo que se proyecta, además, que la demanda interna crecerá más que el PIB en 2020. “La demanda interna será el principal motor del crecimiento, en un contexto donde los riesgos para la economía mundial han aumentado”, explicó.

Agregó que la expectativa para la demanda interna se encuentra respaldada en el aumento de la inversión estimada a materializar para el período entre 2019 y 2022, la que se duplicó en los últimos 12 meses, aumentando en US$20.691 millones, de los cuales un 55% se explica por sectores diferentes al minero, como el inmobiliario, energético y forestal.

Respecto del IPC y del tipo de cambio, las proyecciones de Hacienda proyectan que la inflación cerrará en 2,2%, mientras que el dólar se ubicará en $.690.

Hacienda pública

El ministro Larraín comenzó su intervención analizando el escenario externo. Advirtió que durante el último año, la economía internacional ha estado marcada por un conflicto comercial “sin precedentes” entre EE.UU. y China.

Sobre el escenario interno, el jefe de las finanzas públicas sostuvo que tras crecer 4% en 2018, la economía chilena registró un débil primer semestre este año, como consecuencia tanto del deterioro de las condiciones externas, como de shocks internos que han impactado con fuerza a diversos sectores, pero en especial a la minería.

“Si bien las proyecciones de crecimiento para este año se han corregido a la baja, las perspectivas de diversos agentes muestran un segundo semestre más dinámico con una mayor expansión en 2020”, expuso.

Por último, repasó una serie de medidas que está impulsado el Ejecutivo para reacelerar la actividad económica del país.

/psg