Hace un mes que la acusación constitucional que se presentó contra la ministra de Educación, Marcela Cubillos, ha ocupado la atención de la secretaria de Estado y de esa cartera.

Ahora, que el libelo no prosperó –al ser rechazado el martes en la Cámara de Diputados–, el Mineduc debe retomar su agenda. La ministra Cubillos detalló dónde estará puesto el foco de su gestión en el corto plazo.

En el ámbito legislativo, indicó que tiene prioridad el proyecto de ley que moderniza la Subvención Escolar Preferencial (SEP). “Lo vamos a ingresar ahora, porque lo tenemos firmado, pero no lo quisimos mezclar con esto de la acusación”, explicó la ministra.

Esa iniciativa flexibiliza el uso que le pueden dar los colegios a los recursos SEP –subvención especial que entrega el Estado a los establecimientos por cada niño prioritario (vulnerable) que reciben–. Además, se amplía ese beneficio a cerca de 200 mil estudiantes.

“Es un proyecto bien importante porque, desde que se hizo la reforma en que los sostenedores ya no pueden tener fines de lucro, creemos que se tiene que modernizar la SEP para que las escuelas puedan elegir dónde y cómo gastar esos recursos”, señaló.

Sostuvo que “atrás de esto hay un eje en el que nosotros creemos, que es volver a poner la confianza en las escuelas”.

En ese sentido, reconoció que “a mí no me gustan todos estos proyectos de ley que buscan imponer una cantidad de cosas, prohibir las notas, prohibir las tareas, yo prefiero darles espacio a que sean las propias escuelas las que resuelven si quieren tener notas, si quieren otro tipo de evaluación, si quieren tener más tareas, menos tareas, pero no me parece que todo tenga que ser impuesto por ley. Y modernizar la SEP va también en esa línea”.

Otro proyecto en que quieren avanzar es el que crea un sistema de subvenciones para los niveles medio menor y medio mayor de la Educación Parvularia, donde los recursos se entregarán en base a la asistencia. En la práctica, esto aumenta el monto de la subvención que se entrega a los jardines infantiles Vía Transferencia de Fondos (VTF) –que hoy reciben menos recursos– y posibilita que los colegios subvencionados también puedan impartir esos niveles preescolares.

“Queremos avanzar en este proyecto, que nos parece que es fundamental porque va corrigiendo esta discriminación que se produce hoy día con los niños que asisten a otros jardines (que no pertenezcan a Junji e Integra)”, explicó la ministra.

Esas iniciativas se suman al proyecto de kínder obligatorio y a una ley corta que modifica los plazos para que comiencen a regir los nuevos estándares de acreditación para las instituciones de educación superior, que están actualmente en el Congreso y también se les está dando urgencia.

Énfasis en las escuelas más que en el Congreso

No obstante, la ministra aseguró que “la agenda principal del ministerio está en las escuelas y no en el Congreso”. Explicó que esa opción no responde a que tengan minoría legislativa, sino a un tema “de prioridad” y de poner énfasis en la “calidad”.

En esa línea, detalló que continuarán empujando y ampliarán programas como “Escuelas Arriba”, que apoya a los establecimientos que están en riesgo de cierre por llevar más de tres años con desempeño “Insuficiente”.

También se seguirá impulsando y crecerá el programa “Leo Primero”, que busca que todos los niños aprendan a leer comprensivamente en primero básico; y además se lanzará un “plan nacional de escritura”.

“O sea, todo lo que apunta a calidad, y sobre todo calidad en los primeros años, es a lo que estamos abocando nuestros principales esfuerzos”, afirmó la ministra.

/psg