Fue el pasado 13 de agosto cuando el Diario Oficial publicó el decreto que otorgaba a las Fuerzas Armadas la facultad de colaborar en el resguardo de las fronteras del país, principalmente en el norte, ayudando en esas funciones a las policías y poniendo como prioridad la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Eso sí, cuando la Contraloría tomó razón de la medida, puso ciertas restricciones. “Las Fuerzas Armadas en ningún caso podrán desempeñar funciones propias de las policías, por lo tanto, el ámbito de acción está circunscrito a proveer medios logísticos, tecnológicos y de transporte”, agregando que las FF.AA. no podrán realizar labores de manera autónoma, quedando sometidas a las indicaciones de la autoridad civil”.

A más de un mes desde que el decreto entró en operación, el Presidente, Sebastián Piñera, durante su discurso en el marco del séptimo Encuentro Nacional del Comercio 2019, señaló que “nuestro decreto, que fue muy discutido y cuestionado, y que finalmente ha logrado estar en vigencia, ha permitido reducir en poco tiempo más de un 25% el crimen que se produce a través de esas fronteras que están mejor protegidas”.

“La infraestructura y logística que tienen las Fuerzas Armadas por razones de seguridad es mucho más poderosa que la de nuestras policías. Por lo tanto, por qué no aprovechar esa capacidad instalada para que colabore con nuestros carabineros en la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado, el crimen transnacional y el contrabando”, recalcó.

Respecto al comercio informal que entra al país, el Mandatario sostuvo que “hay una formidable organización criminal detrás de todo ese comercio informal y hoy los estamos atacando desde todos sus frentes, desde el punto final, que es donde el producto se vende, pero también en el punto inicial, que es por donde ingresa el producto a Chile”. Y a eso apunta, concluyó, “el plan Frontera Segura”.

/psg