El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, visitó al papa Francisco en el Vaticano. Fuentes italianas confirmaron que analizaron los casos de Venezuela, Siria e Irán.

“Se habló de Siria, Irán y Venezuela, situaciones de crisis en las que la Santa Sede evitó ponerse del lado de las potencias que luchan por poder”, publicó el periódico italiano Corriere, citado por el diario venezolano El Nacional. Francisco fue enfático en llamar al diálogo como solución de los conflictos.

Pompeo y el Papa también discutieron sobre “los continuos esfuerzos de Estados Unidos y la Santa Sede para promover la democracia y los Derechos Humanos a nivel mundial”, según ha informado la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus.

“El secretario Michael R. Pompeo se reunió hoy con Su Santidad el Papa Francisco en la Ciudad del Vaticano. Reafirmaron el compromiso de Estados Unidos y la Santa Sede de promover la libertad religiosa en todo el mundo y, en particular, de proteger a las comunidades cristianas en Oriente Próximo”, ha señalado.

Ortagus ha informado además de que Pompeo se reunió el miércoles con el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, y con el secretario de Relaciones con los Estados, el arzobispo Paul Gallagher.

Al conmemorar este año el 35º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas formales entre Estados Unidos y la Santa Sede, Pompeo agradeció al cardenal Parolin y al arzobispo Gallagher “los esfuerzos del Vaticano para proporcionar asistencia humanitaria y poner fin al sufrimiento del pueblo venezolano”.

También discutieron sobre “la importancia de prevenir la trata de personas y promover la libertad religiosa internacional”. En relación a Oriente Próximo, Pompeo destacó “los esfuerzos de Estados Unidos para apoyar a las minorías cristianas” y enfatizó “la importancia de los continuos llamamientos de Estados Unidos y el Vaticano para poner fin a la catástrofe humanitaria en Siria”.

/psg