El 23 de septiembre, José Antonio Kast lideró una reunión entre la directiva de Acción Republicana y miembros del centro de estudios Ideas Republicanas. El encuentro fue convocado para analizar, entre otros temas, la recolección de firmas para la creación del Partido Republicano y el escenario de cara a los comicios municipales y de gobernadores regionales.

Quienes asistieron dicen que en la cita se acordó conformar un comité electoral y se abordó la opción de generar acuerdos con Chile Vamos, pero explican que se ratificó que la prioridad es la recolección de firmas. En el movimiento que lidera Kast sostienen que, precisamente, cómo avance ese proceso determinará qué definiciones se vayan tomando respecto a si llevar o no candidatos en zonas específicas. Así, agregan que hasta ahora las regiones más avanzadas son La Araucanía, Maule, O´Higgins y Ñuble. Y recalcan que en esas y otras partes en las que se vayan acercando a la meta irán tomando definiciones.

En ese contexto, el miércoles hubo una primera señal pública que lanzó el exdiputado José Manuel Rojo Edwards, carta de Acción Republicana para gobernador en La Araucanía. Ese día, apuntando a la situación en esa región, dijo que “le pido a Chile Vamos que haya primarias”. Si bien el mensaje se hizo pensando en el escenario en esa zona, sus declaraciones van en línea con el diseño conversado en Acción Republicana y, de hecho, fueron leídas en Chile Vamos como un llamado general para el resto del país.

En ese sentido, en el Partido Republicano dicen que lo que hay es una definición preliminar de priorizar la participación en primarias con la coalición oficialista en ciertos sectores en los que vayan a competir, junto con apoyar a candidatos específicos de Chile Vamos.

El peso de la “ley antidíscolos”

De hecho, en esa coalición dicen que el propio Kast les ha transmitido a algunos dirigentes que su interés no es provocar un daño a la centroderecha, sino que derrotar a la izquierda. “Nuestro desafío inicial era para las parlamentarias, pero hemos visto la posibilidad de participar activamente también en las elecciones municipales y de gobernadores en aquellas zonas donde estemos constituidos y tengamos candidatos competitivos. En algunas regiones existen líderes locales que tienen mucha fuerza y que nos gustaría que fueran considerados, por ejemplo, en una primaria de Chile Vamos, como es La Araucanía”, dice Kast a La Tercera.

El inconveniente, sin embargo, es la decisión que tome Chile Vamos. Hasta ahora, desde RN y la UDI han advertido el riesgo de que Kast y sus candidatos compitan por fuera, pero Evópoli, en particular, ha dado señales contrarias a una incorporación de Acción Republicana. Consultado por el llamado hecho por Edwards, el presidente de Evópoli, Hernán Larraín Matte, señala que “Chile Vamos es una coalición que aborda sus definiciones institucionalmente, la solicitud del Rojo Edwards debe seguir la misma lógica”. Y agrega: “Personalmente, pienso que lo mejor para él es volver a su partido y competir por RN”.

Pero hay otro factor en juego y que es parte de los cálculos que hacen en el “kastismo” y en Chile Vamos: la ley antidíscolos. La normativa obliga a que si un militante quiere renunciar a su partido y postular a una elección, su dimisión debe ser a más tardar un año antes de los comicios: en el caso de las municipales y de gobernadores, ese plazo vence el 25 de octubre.

Ese elemento influyó, en parte, en el llamado hecho por Edwards, ya que su eventual candidatura a gobernador también requiere apoyo de postulantes a alcalde y concejal en comunas de La Araucanía. Y esos respaldos podrían venir de militantes RN y UDI que podrían renunciar a sus partidos, al igual que en otras regiones. “Hay una situación que está por definirse, por ejemplo, en el Biobío, donde hay algunos militantes de partido que tienen que tomar una definición si quieren ser candidatos y si sus partidos los van a respaldar en la posibilidad de ser candidatos en una primaria para gobernador”, dice Kast. Y señala que “si se les cerrara la puerta a alguien por secretaría, estamos dispuestos a apoyar que esto sea una definición que se tome en la sociedad local y no entre cuatro paredes”.

Además, fuentes del oficialismo dicen que la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, hasta ahora ha buscado esperar que se cumpla ese plazo antes de concretar una reunión con sus pares de RN, Mario Desbordes, y de Evópoli, Hernán Larraín Matte, para comenzar a definir candidaturas y primarias. Esto, por si se producen renuncias de militantes.

De hecho, en varias conversaciones que han sostenido los secretarios generales de Chile Vamos se ha recalcado la necesidad de, al momento de tomar una decisión final, considerar ese elemento y también la irrupción de Kast y sus candidatos.

El factor geográfico

En esos diálogos –dicen fuentes del oficialismo– se ha planteado que si Chile Vamos tiene postulantes débiles en algunas zonas y Kast cuenta con cartas más potentes, eso cambia el escenario. Hoy, Chile Vamos tiene 148 comunas con alcaldes de centroderecha. En los partidos apuestan, al menos, a mantener ese número, pero también a crecer en las municipales. Y sostienen que eso también se podría lograr en coordinación con Kast: ya sea apoyando a candidatos suyos o logrando respaldo de él y su movimiento a cartas del oficialismo.

Un caso específico es, justamente, La Araucanía. En Chile Vamos dicen que las alternativas que baraja la coalición para gobernador marcan menos en las encuestas que Edwards. Así, admiten que si la centroderecha va separada a esa elección, sin incorporar a Edwards en una primaria, existe un alto riesgo de que triunfe la centroizquierda con el exsenador Eugenio Tuma.

Consultado si un eventual escenario de primarias municipales y de gobernadores con Chile Vamos se podría replicar en la elección presidencial, Kast sostiene que “el tema del riesgo que antes se instalaba en el debate político de la ruptura total en el sector por el hecho de ir a primera vuelta, eso ya se desmitificó” Así, agrega: “Siguen abiertos los dos caminos. En lo personal, yo tengo una inclinación mayor a ir a primera vuelta, pero es una decisión más institucional que personal en esta ocasión”.

/psg