Colo Colo derrotó a la U y sumó 19 años de paternidad

La historia dirá que son 19 años de paternidad alba en el estadio Monumental, que Esteban Paredes superó el histórico récord de ‘Chamaco’ Valdés y que Universidad de Chile quedó en zona de descenso directo.

En el último minuto, Colo Colo ganó 3-2 el Superclásico y hundió aún más a su archirrival. Un sueño para los albos y una pesadilla para los azules, que jugaron uno de sus mejores partidos del año en su recinto más difícil. Pero no les sirvió.

El primer tiempo fue tenso en Macul. Un remate de Gabriel Suazo que contuvo Fernando De Paul fue lo único que alcanzó a hacer el dueño de casa antes de que a los 11’ Iván Rossi elevara una mano en un córner cometiendo un claro penal. Gonzalo Espinoza lo cambió por gol para la U.

Los azules se aproximaron con algo más de peligro que los albos, que sólo tuvieron un error de De Paul a favor que aprovechó Esteban Paredes para rematar, pero Tuto se repuso de la mala salida.

Desde 2011, cuando empató 2-2 con el famoso autogol de Osmar Molinas, que la U no abría la cuenta en un Superclásico. Fue un golpe energético muy potente para los azules, que se aprovechó de la confusión alba. A los 21′, ‘Morterito’ Fernández casi marca el 2-0, con una diagonal que se fue elevada.

Por primera vez en la historia por Torneos Nacionales, la U se fue en ventaja al descanso en un Superclásico en Macul. Sólo lo había hecho en dos partidos de Copa Chile en 1994 y 1996. Y en el inicio del segundo tiempo, estuvo cerca de ampliar la ventaja.

Un final de película

Como el guión ideal de una película, Esteban Paredes anotó ante la U su histórico gol 216, para superar el récord de Francisco Valdés por Torneos Nacionales sin liguillas. A los 65′, el legendario delantero fue asistido por Mouche para batir a De Paul con un zurdazo.

Mario Salas sacó a Paredes para la ovación a los 75 minutos, pero esa ceremonia fue eclipsada por un golazo de Ángelo Henríquez. Pocos vieron en vivo el golazo del ‘9’ azul, que tomó de primera un centro de Osvaldo González, y la clavó en el ángulo. A Cortés sólo le quedó mirar y lamentarse.

A cuatro minutos del final, la U se quedó con diez jugadores, por una dura entrada de Camilo Moya sobre Gabriel Suazo. El joven volante quedó tan resentido como Suazo tras la jugada, pero la roja estuvo bien mostrada.

Con uno menos en la cancha, y en el último instante, Colo Colo logró ganar el partido y extender la paternidad. Un cabezazo de Julio Barroso, tras tiro de esquina de Pablo Mouche, sentenció a los azules. De Paul estuvo muy débil en la reacción en área chica y la jugada nació de otra inseguridad del arquero azul.

Ya son 19 años y contando…

/Eduardo Méndez Garín