El empresario chileno Agustín Huneeus Quesney fue condenado a cinco meses de prisión, 500 horas de servicio comunitario y una multa de USD $100 mil, luego que se declarara culpable de “conspiración para cometer fraude” en el marco de la investigación por el pago de sobornos para que los hijos de numerosas personalidades pudieran entrar a prestigiosas universidades de Estados Unidos.

 En el caso del empresario vitivinícola, pagó USD $300 mil para que su pudiera ingresar a la Universidad del Sur de California (USC), consignó La Tercera.

El fiscal Justin O’Connell explicó que Huneeus no quedó satisfecho con el examen de admisión de su retoña, al que accedió tras pagar USD $50 mil, por lo que volvió a pagar una coima para mejorar su puntaje, recalcando que “mentir es algo natural para el señor Huneeus”.

Por su parte, el involucrado señaló antes de que se leyera su condena en la Corte Federal de Massachusetts que “hoy es un día difícil, un día demasiado difícil. Después de mi sentencia, comienza el resto de mi vida. Quiero más que nada pagar mi crimen y reparar el daño que he causado”.

La Fiscalía detalló que el empresario además de sobornar a los funcionarios universitarios que reclutaban a deportistas, hizo lo propio para mejorar los exámenes SAT de su hija.

Tras su detención en marzo pasado, el chileno quedó en libertad tras pagar una fianza de un millón de dólares.

/gap