Peticiones de renuncia, emplazamientos por el trabajo de hijos de diputados y cuestionamientos a las posibilidades de alianzas políticas. Ese es el ambiente que marcó a la oposición los últimos días, luego que los diputados de la DC Matías Walker y Jorge Sabag, además de los independientes Pepe Auth, Karim Bianchi y Pedro Velásquez, rechazaron la acusación constitucional contra la ministra de Educación, Marcela Cubillos.

Ya los días previos a la revisión del libelo acusatorio se levantaron con fuerza declaraciones que, según explicaron en el sector, se entendieron como mecanismos de presión para evitar que se «salieran de la línea». El diputado Sabag dice a El Líbero que en estos días “se está llorando por la herida” y que “lamentablemente” las diferencias en la oposición se “supetidaron y se condicionaron a la unidad de la Nueva Mayoría y eso es un error político de marca mayor”. Eso sí agrega que «hay que dar vuelta la página».

Además, el senador Felipe Harboe (PPD) sostuvo el viernes en «La Mirada Líbero en Agricultura» que la oposición se debe distanciar de la izquierda «totalitaria». «A mí me parece que el mundo de la centroizquierda, de una vez por todas, tiene que dejarse de pautear por la izquierda más totalitaria, menos democrática y tenemos que levantar las banderas nuevamente de la visión socialdemócrata, de la visión de la colaboración, que no significa ni el entreguismo ni renunciar a lo que uno cree».

Tres días antes de que se concretara la votación en la sala de la Cámara de Diputados, Auth advirtió de la complejidad del escenario que se acercaba por los mecanismos de “presión” que, como explicó, surgieron en las bancadas para que se respaldara la acusación. Idea que, finalmente, se convirtió solo en el primer aviso de lo que se desataría los días posteriores.

De hecho, el domingo pasado, el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, emplazó a sus pares del sector al señalar que la acusación constitucional “será una primera prueba de fuego para ver si, al fin, la oposición se pone de acuerdo”. En la oposición dicen, que las “presiones” que surgieron desde el comunismo se tornaron “claves” para que la bancada de la Federación Regionalista Verde optara por rechazar la acusación constitucional. Las semanas anteriores a la votación en esa bancada habían entregado las primeras luces de que no estaban seguros de apoyar el libelo… pero luego cambiaron de opinión.

Así, las presiones -tal como lo advirtió Auth- se evidenciaron tras la votación del martes. De hecho, las primera críticas de la oposición recayeron en su contra al cuestionar  a su hija Yani Auth, sicóloga encargada de Desarrollo Organizacional en el Ministerio de Energía. El mismo martes, día de la votación, se difundió en Twitter una foto con el perfil de LinkedIn de la profesional, haciendo alusión a que el diputado estaba “vendido” al gobierno. Además, el miércoles la frase “Pepe out” fue trending topic durante varias horas. La sicóloga ha trabajado en el servicio púbico desde el año 2007.

A pesar de eso, los ataques en las redes sociales siguieron. El ex senador del Partido Radical, Nelson Ávila, se alzó como una de las voces más duras en contra de Auth, puesto que difundió un diálogo ficticio en alusión a su hija. “Hola Pepe, te llamaba por encargo del Ministro para preguntarte si la Yanita se encuentra a gusto en el Ministerio” escribió Ávila. A lo que agregó -como si el diputado le hubiera respondido-: “Sí, claro. Está muy contenta allí y agradecida del cargo y la remuneración”.

Pero no fue el único cuestionamiento. Los comentarios en contra de la profesional se “dispararon” en Twitter, ante lo que aclaró que desde 2007 trabaja en el Estado, tras haber realizado su práctica profesional. Y el diputado agregó: “Quienes creen que a punta de insultos, caricaturas y descalificaciones contra quienes votan distinto en la oposición, contribuyen a hacerla más grande, unida y fuerte, están muy perdidos. Los partidos que promueven esas campañas serán responsables de la continuidad de la derecha”.

Matías Walker -uno de los diputados criticados por haber rechazado el libelo- asegura a El Líbero que los cuestionamientos contra la hija de Auth “es la típica descalificación de quienes no tienen argumentos. Finalmente se falta el respeto”.

Ese no fue el único ataque que enfrentó el diputado independiente ex PPD. Los diputados Jaime Naranjo (PS) y Ricardo Celis (PPD) solicitaron que Auth renunciara a la vicepresidencia de la Mesa de la Cámara. Además, pegaron carteles en la parte posterior de sus computadores en el hemiciclo con la frase: “Renuncia Auth a la Mesa”. No fueron los únicos, también se plegaron los diputados comunistas Hugo Gutiérrez y Marisela Santibáñez, y el humanista Raúl Alarcón.

El letrero fue repartido entre sus pares por Naranjo, quien asegura: «A mí se me ocurrió y los distribuimos entre los que tuvieran el coraje de colocarlos y no fueran cómplices silenciosos».

Ante esa petición, el vicepresidente de la testera descartó de plano cualquier opción de dar un paso al costado. «No voy a renunciar a la presidencia de la Cámara, no tengo razones para hacerlo. No he cometido un error, ni he faltado a un compromiso votando antes de ayer (martes) de acuerdo a mi convicción”, dijo.

“Auth ha sido un ejemplo de diputado que hace bien la pega. De hecho, hace muy buena labor en la Mesa de la Cámara, es una persona muy estudiosa, se toma muy enserio su rol en la comisión de Hacienda. Tanto Pepe como yo quisimos demostrar que uno tiene que actuar en base a convicciones y uno tiene que cuidar las instituciones republicanas”, sostiene Walker.

Además, el diputado Miguel Ángel Calisto (DC), quien se ausentó de la votación por encontrarse viaje pero ya había adelantado su postura contraria al libelo, señaló: “Qué increíble como algunos siguen lógicas totalitarias. ¿Dónde está la democracia y la libertad de pensamiento por la cual fue reconocida la centro izquierda tras la dictadura? Mi absoluto respaldo a Pepe Auth como vicepresidente”.

El diputado independiente Pedro Velásquez también enfrentó una semana llena de cuestionamientos. Justo en estos días se sumó otra denuncia por supuesto acoso sexual. Ya en la primera acusación, el parlamentario de la Región de Coquimbo aseguró que consistía en una “operación política” en su contra y de su hijo, quien aspiraba a un cargo de elección popular.

Las críticas en la oposición se levantaron aún con más fuerza cuando la comisión de Régimen Interno de la Cámara reemplazó a la diputada Gael Yeomans (Convergencia Social) -de manera al azar- por Maya Fernández (PS) como fiscal para investigar el caso. Situación que calificada por la parlamentaria del Frente Amplio como “sospechosa”.

“Encuentro arbitraria e injusta la destitución de la diputada Gael Yeomans como fiscal para investigar la denuncia contra Pedro Velásquez. Me parece que se impusieron arraigados prejuicios por su reconocida militancia feminista”, señaló el viernes el diputado comunista Daniel Núñez.

Pero ese tema no fue lo único por lo que se cuestionó al diputado independiente, pues el nombre de su hijo Felipe Velásquez Navea, también surgió en el debate al haber trabajado en temas jurídicos del gabinete de la subsecretaría de Bienes Nacionales hasta diciembre del año pasado.

Los dos votos disidentes de la Democracia Cristiana, Matías Walker y Jorge Sabag, también fueron duramente castigados en las redes sociales y por voces de la oposición. Incluso, el presidente del Senado Jaime Quintana advirtió que se le “acabó el tiempo” a la centroizquierda para articularse. “Hay un sector de la DC con el que no vamos a contar; eso hay que sincerarlo”, dijo en El Mercurio tras finalizar la votación del martes.

Incluso, algunas de las críticas surgieron desde el misma colectividad. El diputado y miembro de la comisión de Educación Mario Venegas señaló “los votos en contra de mi bancada son una profunda decepción”. Y el jefe de bancada del PS, Manuel Monsalve, también puso en duda la unidad de la oposición que, a su juicio, “ha estado en cuestión desde el inicio de este gobierno”.

Ante lo que el presidente de la DC, Fuad Chahin, salió a poner “paños fríos” a las diferencias de la oposición, pues desde el partido explican que en estos meses se debe velar por la unidad de la oposición con miras a las elecciones de alcaldes y gobernadores regionales de 2020. “Los votos en contra de la Democracia Cristiana no fueron determinantes. Si hubiésemos votado todos a favor, igual se hubiese rechazado, eso lo quiero subrayar”, expresó.

A pesar de eso, Walker ha debido aclarar las razones de su voto en más de una ocasión esta semana en entrevistas y a través de Twitter. El diputado por la IV Región ha insistido en que la gestión de la ministra Cubillos “ha sido deficiente”, pero que no había razones jurídicas para acusarla constitucionalmente.

“Nunca pude llegar a la convicción de que la ministra debía ser destituida porque simplemente no se acreditó una infracción legal directa. Nadie de los que me ha criticado por las redes sociales ha logrado explicar porqué yo debí haber votado a favor”, dice Walker en El Líbero.

/escrito por Javiera Barrueto para El Líbero

/gap