No es nada nuevo, el hecho de tener una AFP es un negocio muy rentable, por lo mismo, hoy ya se encuentra vigente la nueva AFP UNO, que surge de ex directores y ejecutivos de AFP Cuprum. Tal como lo señalamos en marzo de este año, a partir de Octubre, ya se encuentra vigente, y por lo mismo, al ganarse la licitación por la comisión más baja del mercado, todo trabajador que se incorpora a la fuerza laboral, estará obligado a ingresar a esta nueva AFP, por un período mínimo de 2 años.

Es de público conocimiento, que las bajas pensiones no son exclusivamente un problema de las AFPs, sino de múltiples factores que inciden en que, después de casi 40 años, seguimos con pensiones indignas y sin solución alguna, por mucho que todos los actores están de acuerdo en el diagnóstico, aún no se ha encontrado el remedio adecuado para esa dolencia que padecemos todos y que no se hace mucho por tener una cura definitiva.

Que existan más AFPs, no soluciona el problema real que son las bajas pensiones, en ningún país se ha descubierto el sistema previsional ideal, no sólo porque aquello no existe, sino que han cambiado las expectativas de vidas de la población mundial, que es un factor importante, pero no es el único, y si bien es cierto, nuestro país se encuentra entre los cuatro países en que la población envejece aceleradamente, siempre son insuficiente las medidas paliativas para mejorar las bajas pensiones.

La competencia entre las Administradoras de fondos de pensión, es algo positivo, pensando en la comisión, que eso significa pagar más o menos por la administración de los fondos previsionales, y eso se refiere al descuento de la renta imponible, sin embargo, lo más importante sigue siendo la rentabilidad que ello influirá en tener una mejor pensión a futuro.

Cabe señalar que las AFPs, postulan para ganarse la licitación de los nuevos afiliados que se incorporan por primera vez, ofreciendo diferentes porcentajes de comisión, pero eso no significa que tendrán asegurada la mejor rentabilidad con respecto a las ya existentes, sino que la obtiene la administradora que ofrezca la más baja comisión.

Lo fundamental es no caer en frases para la galería que suenan muy atractivas y que muchas veces no son reales de concretarse como pudieran ser las estrategias de ventas que induzcan a distorsionar la función de cada una de ellas, y si mejorar algunas condiciones favorables como sería no cobrar comisión si la rentabilidad fuese negativa o imitar a una AFP que decidió no cobrarle a quienes optaron por pensionarse con ellos, y en definitiva la mirada siempre debería ser mejorar las pensiones ya sea a través de un retiro programado o de una renta vitalicia.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com