De un lado, la tribuna popular del estadio Malvinas Argentinas despedía a los futbolistas de Godoy Cruz con una catarata de silbidos y críticas. Del otro, un puñado de futbolistas de Gimnasia y Esgrima La Plata festejaba el primer éxito con Diego Armando Maradona como entrenador. Fue una celebración mínima en el césped.
 El festejo de los jugadores de Gimnasia

Ya en los vestuarios, sobrevino el desahogo. Maradona y sus ayudantes, Sebastián Méndez y Adrián González, se unieron a los futbolistas en la celebración, que incluyó el revoleo de camisetas y gritos desaforados. Pero Diego se animó a un baile al estilo “el meneaíto”, una danza similar a la que hacía cuando dirigía a Dorados, en la segunda división mexicana.

Para Gimnasia fue mucho más que un triunfo. El Lobo se sacó un peso gigante de sus espaldas: tres derrotas consecutivas eran un lastre demasiado grande en su lucha por mantener la categoría.

“Estamos pasando un momento muy difícil y no veníamos ganando”, dijo Víctor Ayala, autor de dos goles de tiro libre y gran figura del partido, a Fox Sports. Y agregó: “Ahora, esto es meritorio. Hoy no jugamos tan bien, pero conseguimos la victoria. Relució la jerarquía de este equipo, que se propuso sacar esto adelante”.

Del triunfo platense en Mendoza se hizo eco hasta el Napoli, club que encumbró Maradona en su época de jugador. “Y todo el bosque cantó, Maradó, Maradó…” Felicidades Diego Maradona por tu primer triunfo como DT de @gimnasiaoficial”, se leyó en el perfil oficial del equipo napolitano en Twitter. Gimnasia le respondió: “Gracias, los esperamos en el Bosque para cantar juntos”.

/gap