La deuda de los hogares mantuvo su tendencia al alza y alcanzó un nuevo máximo histórico en el segundo trimestre. De acuerdo a los datos dados a conocer este martes por el Banco Central en su Informe de Cuentas Nacionales, el nivel de endeudamiento, calculado como porcentaje del ingreso disponible, llegó a 74,3% explicado por el aumento de préstamos bancarios hipotecarios.

La cifra que representó un aumento de 0,8 puntos porcentuales respecto al mismo periodo anterior y frente al cierre del primer trimestre cuando se ubicó en 73,5%.

El ingreso disponible bruto de los Hogares creció 5,7% respecto del segundo trimestre de 2018, principalmente incidido por las rentas de la producción (salarios, ingreso mixto) y de la propiedad (retiro de utilidades e intereses).

Este resultado del ingreso disponible junto con una expansión menor del gasto en consumo determinaron que la tasa de ahorro del sector se elevara a 10,3% del ingreso disponible.

El resultado del ahorro, dada una tasa de inversión estable, situó la capacidad de financiamiento de los Hogares en 4,6% del ingreso disponible, 0,1 puntos porcentuales por sobre el trimestre anterior.

Esta leve alza se materializó en un aumento de la inversión en cuotas de fondos y participaciones de capital, lo cual fue parcialmente compensado por una disminución del flujo de inversión en efectivo y depósitos y un leve aumento en la contratación de préstamos.

En cuanto a su balance, los hogares registraron un incremento de su riqueza financiera neta, medida como porcentaje del ingreso disponible, explicado por el mayor stock de los fondos de pensiones, dada la positiva revalorización de los instrumentos que conforman su cartera.

Empresas no financieras

Al cierre del segundo trimestre, el ahorro de las empresas no financieras disminuyó en 0,8 puntos alcanzando una tasa acumulada anual de 8,3% del PIB. Este resultado fue consecuencia de una disminución del ingreso empresarial y de la incidencia negativa de las rentas distribuidas en el periodo.

Dado lo anterior, la necesidad de financiamiento de las Empresas subió 0,9 puntos respecto del periodo anterior, cerrando en 7,5% del PIB. Desde el punto de vista financiero, el déficit se reflejó en un aumento del financiamiento a través de préstamos y títulos de deuda, compensado parcialmente por una disminución de las acciones y otras participaciones.

Asimismo, el stock de deuda de las empresas no financieras registró un alza de 1,9 puntos, alcanzando 105,9% del PIB. Este resultado obedeció principalmente al aumento de los títulos de deuda emitidos en el mercado local, tanto por nuevas emisiones como por mayores revalorizaciones.

Gobierno general

En el segundo trimestre del año, el gobierno general mostró un ingreso disponible que creció 2,8% anual, menor al crecimiento registrado el trimestre anterior. En este periodo incidieron positivamente los impuestos netos de subvenciones y las transferencias corrientes netas, principalmente.

Por su parte, el consumo final efectivo del sector creció a un ritmo similar que el ingreso disponible, con lo que la tasa de ahorro se mantuvo en 1,5% del PIB. El ahorro, sumado a un comportamiento estable de la inversión, situó la necesidad de financiamiento en 1,6% del PIB, lo que se reflejó fundamentalmente en una mayor contratación de pasivos vía títulos de deuda.

La deuda del sector se situó en 30,5% del PIB, aumentando 2,5 puntos en comparación con lo registrado al cierre del trimestre anterior. Este resultado se originó principalmente por emisiones de bonos en el mercado local e internacional sumado a revalorizaciones positivas de los precios de mercado. Finalmente, el Gobierno general incrementó levemente su posición deudora neta en 1,3 puntos, alcanzando 6,2% del PIB.

Ahorro nacional

Durante el segundo trimestre del año, la tasa de ahorro de la economía chilena alcanzó a 19,4% del PIB, inferior en 0,2 puntos al cierre trimestral anterior.

Por sector institucional, el menor ahorro se explicó por una disminución de las empresas no financieras y gobierno, en parte compensado por las sociedades financieras y hogares que aumentaron su tasa.

En tanto, la tasa de inversión bruta (incluye variación de existencias) creció levemente, determinando una necesidad de financiamiento de la economía de 3,6% del PIB, mayor en 0,3 puntos en relación con marzo del 2019.

/psg