Un preocupante diagnóstico sobre la calidad política, en medio del debate de las reformas ejes del gobierno, hizo esta mañana el presidente de la Sofofa, Bernardo Larraín Matte.

Con la discusión de la jornada laboral de 40 horas a la semana como telón de fondo, el dirigente gremial dijo que el mundo privado ve una gran polarización de la política y un divorcio entre lo técnico y lo político.

“Eso nos preocupa”, dijo Larraín en el marco del seminario Desafíos para el 2020, organizado por la Universidad del Desarrollo.

El timonel de Sofofa detalló que las tres reformas principales (tributaria, previsional y laboral) demuestran el deterioro de lo político.

“Además, nos preocupa una serie de iniciativas como mociones parlamentarias que representan un riesgo para otras áreas de la economía”, dijo en alusión directa al proyecto laboral que empujan las diputadas PC Camila Vallejo y Karol Cariola.

Larraín Matte sostuvo también que, más que establecer legislaciones, lo que se debe poner el acento en el fortalecimiento de la regulación vigente.

“Pusimos nuestra preocupación de 23 mociones parlamentarias y nos hemos enfrentado a la intolerancia. Estamos viendo el deterioro de lo público”, se quejó.

“Nuestro rol y desafío es asumir nuestra responsabilidad para enfrentar el deterioro de lo público y lo seguiremos haciendo, aunque nos enfrentemos a las críticas”, dijo.

/psg