En la selección chilena solo se habla de una cosa: La conversación pendiente entre Claudio Bravo y Arturo Vidal que buscará terminar con un conflicto que se arrastra por más de dos años. En Alicante, donde la Roja concentra para los amistosos ante Colombia y Guinea, el tema no es indiferente para ningún miembro del equipo.

Ante la posibilidad de que las asperezas lleguen a su fin, Mauricio Isla aseguró en conferencia de prensa que “los jugadores que llevamos muchos años estamos contentos de que esto esté pronto a acabarse, y ambos tendrán diez días para solucionar sus problemas”.

“A mí en lo personal tener a Claudio me pone feliz, porque te da muchas cosas, fue capitán, fue referente en Europa, nos salvó muchos partidos. Entonces tener a Claudio, tener a Alexis, tener a Charles te da el espíritu para pensar en acabar con los cahuines y recuperar lo que perdimos, esa selección que ganaba partidos y jugaba fútbol”, agregó el Huaso.

En esa línea, el lateral derecho del Fenerbahce manifestó que “ojalá se reúnan. Ayer Arturo llegó muy tarde, pero es una reunión que deben tener ellos dos, cara a cara, y que se acabe el bien de ellos y de la selección, porque son dos jugadores muy importantes“.

“Nosotros dentro del camarín, esperábamos que estuvieran citados y que lo arreglen. Fueron momentos tristes para nosotros, pero ellos tenían una amistad que se construyó a lo largo de los años, y son jugadores importantes que siempre deben estar en la selección”, remató el 4 de la Roja.

/Eduardo Méndez Garín