El vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, intentó bajar la tensión a la polémica entre el máximo tribunal y el Tribunal Constitucional.

Lo anterior, luego que en un inédito fallo la Tercera Sala aseguró que es posible revisar las sentencias del TC, lo que desató una pugna entre ambas partes.

En ese contexto, Cisternas subrayó que no cree que con esta determinación le haya puesto el pie encima al órgano liderado por María Luisa Brahm.

En su opinión, en la Tercera Sala solo hicieron su trabajo. “Esto no es una guerra mundial”, remarcó.

Con todo, se trata de la mayor pugna sobre el orden constitucional del último tiempo, al menos desde 2005, cuando el TC se volvió más activo en el ejercicio de sus poderes y comenzó a focalizar su rol en fallos para dirimir pugnas de constitucionalidad.

/psg