Ha sido una semana sumamente convulsionada para la Corte Suprema y el Tribunal Constitucional. Desde el lunes han estado enfrentados por una eventual disputa judicial, luego que el máximo tribunal dictaminara que puede revisar fallos del TC.

Hoy el presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito, se refirió a este tema. El ministro afirmó que “el problema consiste en una resolución de una de las salas de esta corte y eso es todo lo que hay. No significa que la Corte como tribunal, comprometiéndose completamente en el tema, haya tomado una decisión que afecte al Tribunal Constitucional. Es un asunto particular que ha sido resuelto de la manera que ustedes conocen”.

“La forma que surge la decisión es la usual, es una causa más, con una trascendencia muy particular, desde luego, pero es un asunto jurisdiccional es una de las tantas más que se resuelve en este tribunal”, añadió Brito.

Consultado sobre si este fallo podría afectar la jurisprudencia, Brito afirmó que “la jurisprudencia de los tribunales es un proceso más largo que una sola decisión. Es un proceso que va haciéndose con el concurso de los abogados, de las opiniones jurídicas, y alcanza su desarrollo pleno. Esto es una resolución y yo no podría anunciar que será sostenida ni mucho menos que será la única que se va a producir”.

También se le preguntó si puede ser un precedente para decisiones futuras, a lo que replicó que “eso ya es especulación. Puede ser un precedente, puede ser utilizado o no, eso es posible. Lo que hay en este momento es una resolución. La reacción del TC, de sectores de la academia, significa que hay un debate sobre la cuestión de que se trata. Y se resuelve del modo que operan los tribunales, a través de resoluciones, cuando se hacen reiteradas, tienden a afincarse”.

Finalmente afirmó que “yo creo que la solución está en que se produzca un entendimiento, una comprensión del tema. Aquí no estamos enfrentados a un quiebre de la estructura jurisdiccional del país. Eso lo veo de manera clara. Hay que estar a la espera de que salgan nuevos casos”.

Las declaraciones del presidente del máximo tribunal se producen luego de una movida semana para la institución que lidera. El pasado lunes la Tercera Sala de la Suprema rechazó un recurso de protección presentado por la Confederación Nacional de Funcionarios Municipales de Chile (Asemuch). Esto, después que el TC declarara inaplicables normas de tutela laboral en funcionarios públicos.

En otras palabras, la Suprema dio un paso para que las resoluciones del Tribunal Constitucional puedan ser revisadas a través de recursos de protección.

La respuesta al fallo no se hizo esperar. Ayer en la tarde, la presidenta del TC, María Luisa Brahm citó a un punto de prensa donde leyó una declaración pública. Entre otras cosas, el pleno de ministros aseguró que la Tercera Sala busca “rediseñar el esquema de competencias constitucionales”.

Además se añadió que “nos sorprenden lo argumentos de la mayoría de dicha sala”, que “no procede recurso alguno en contra de las resoluciones” del TC, y que “el TC no está sujeto a la superintendencia de la Corte Suprema y menos nuestras decisiones”.

/psg