El Ministro de Salud, Jaime Mañalich, anunció que desde este miércoles 9 se comenzará a fiscalizar a todas las farmacias del país para corroborar la disponibilidad, que debe ser obligatoria, de bioequivalentes.

“Va a ser un incendio en las farmacias de Chile, ojalá sea una palabra alegórica nada más” dijo el ministro esta mañana en Radio Pauta, donde también advirtió que las farmacias que incumplan la disposición se arriesgan a una multa. Y si la infracción se reitera pueden ser clausuradas, aclarando que el cierre es por local, no por cadena.

El titular de la cartera mencionó que en esos casos, los locales “se arriesgan a pérdida del registro, o sea, esta farmacia que tiene autorización sanitaria para funcionar, lo va a perder”.

La disposición se da en el contexto de las 30 medidas anunciadas por Sebastián Piñera para mejorar el acceso a los medicamentos.

Mañalich también comentó que será el Instituto de Salud Pública (ISP) el encargado de verificar si las farmacias cumplen con la ley en conjunto con las Secretarías Regionales Ministeriales (Seremis).

Recalcó que en caso de que el medicamento bioequivalente no esté disponible, las personas también pueden denunciar llamando al ISP. Añadió que por cada medicamento de marca, si es que existe un bioequivalente del mismo, la farmacia tiene la obligación de contar con el stock correspondiente.

/psg