Una nueva agresión por parte de sus compañeros denunció la estudiante de Trabajo Social de la Universidad de Chile, Polette Vega, quien en julio pasado había sido increpada por un grupo de encapuchados por su tendencia política.

El hecho ocurrió el pasado 24 de septiembre en el Campus Juan Gómez Millas, cuando la alumna –que milita en la Centro Derecha Universitaria (CDU)– fue increpada por sus compañeros, quienes intentaron expulsarla de la sala de clases e incluso le tiraron agua.

“Una compañera se paró de su puesto y me increpó (…) dijo que se iba a ir, porque no podía estar en la sala con alguien que pensara como yo. Otra persona hizo lo mismo, y otro dijo que la que me tenía que ir de la sala era yo”, relató la estudiante a “La Tercera”.

Un grupo de estudiantes le pidió al profesor que definiera si ella debía o no permanecer ahí, emplazamiento que el académico rechazó. “Empecé a llorar y luego una compañera me tiró una botella de agua encima, mojando mi ropa y mis apuntes. Me quedé sentada llorando”, relata la joven”. Tras ese episodio no ha vuelto a clases.

Gobierno: “Está bueno que en Chile nos empecemos a respetar”

Luego de hacerse pública la nueva agresión, la joven recibió el apoyo de parlamentarios de distintos sectores, así como de La Moneda.

La vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, expresó su “condena absoluta a lo que por segunda vez sufrió una estudiante de Trabajo Social de la Universidad de Chile y que es agresión por pensar distinto, por tener una opción política distinta a la mayoría de sus compañeros de clase”. “Eso no lo podemos permitir como sociedad bajo ningún argumento, está bueno ya que en Chile nos empecemos a respetar”, agregó.

La ministra también llamó “a las autoridades de la Universidad de Chile, no solamente a tomar los protocolos de protección a esta niña, y que no pasan por alejarla de su sala de clases, pasa porque se le respete y porque se le den las condiciones para poder concurrir a clases de forma normal”.

El diputado Gabriel Boric (Convergencia Social), quien egresó de la Universidad de Chile, también solidarizó con la joven. “La Universidad es un espacio donde el debate entre quienes piensan distinto debe darse en marco de respeto donde primen ideas y argumentos, jamás la violencia. Mi solidaridad con estudiante que ha sido agredida por ser de derecha”, escribió esta mañana en Twitter.

El parlamentario también se refirió al tema en entrevista con T13 Radio, donde sostuvo que “es absolutamente inaceptable que a alguien se le agreda por el hecho de pensar distinto”. “Si hay alguien que (piensa que quien) piense distinto no puede estar en la sala, ésa es la persona que tiene que irse, no la persona que piense distinto; porque si alguien no puede tolerar vivir en un espacio como la universidad con alguien que piensa diferente a él, la universidad pareciera que no es un espacio para esa persona”, subrayó.

Boric también mencionó que la Universidad de Chile “se está haciendo cargo de estos episodios que están sucediendo (…) está tomando medidas y enfrentando el problema”.

“Me apena que estudiantes de Trabajo Social tengan tan poca humanidad”

El diputado Jaime Bellolio (UDI) –quien expuso el caso de Polette Vega en la Comisión de Educación de la Cámara– manifestó en la misma red social que “la violencia, el bullying y la intolerancia no pueden estar presente en ningún lado y menos en una universidad”. En dicha comisión el parlamentario también solicitó oficiar al rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, por esa situación.

El diputado Pablo Vidal (RD) también expresó “toda mi solidaridad con esta estudiante de Trabajo Social que ha sido atacada por sus ideas políticas. Ella es de centro derecha y tiene todo el derecho a expresar y defender sus ideas, al igual que todos y todas. Esa es la democracia en que yo creo”.

La alumna agradeció el apoyo de los parlamentarios y dijo esperar que el rector Vivaldi “tome acciones efectivas para impedir que cualquier otro estudiante pase por este tipo de humillaciones y vejaciones en su sala de clases” y agregó que “más me apena que estudiantes de Trabajo Social tengan tan poca humanidad”.

/psg