El ministro secretario general de la presidencia, Gonzalo Blumel, calificó de ” delicada” la pugna entre el Tribunal Constitucional y la Corte Suprema.

Esto último, tras de la sentencia de la tercera sala del máximo tribunal que determinó que los fallos del TC pueden ser revisables a través de recursos de protección. Incluso ayer el Presidente Sebastián Piñera endureció la posición respecto a intervenir de forma normativa en el conflicto si es que las partes no llegaban a una solución.

“Esta es una situación delicada. Las instituciones tienen que funcionar bien, cada uno dentro del marco y ámbito de sus atribuciones”, dijo Blumel en conversación con Mega, y agregó que “lo que uno esperaría es que las mismas instituciones puedan zanjar sus diferencias, esta suerte de contienda que se ha producido”.

En esta línea, el ministro comentó que el gobierno se encuentra evaluando eventuales reformas constitucionales o proyectos de ley. “Nosotros estábamos estudiando algunas reformas fundamentalmente al Tribunal Constitucional en materia de nombramientos, integración y perfeccionamiento de algunos procedimientos. Lo mismo, también, dentro del acuerdo institucional que lidera el ministro del Interior algunas reformas al Poder Judicial en materia de nombramiento de jueces. Tenemos que estudiarlo con mucha profundidad”, expresó.

Al ser consultado si el Ejecutivo ve con preocupación el tema, Blumel insistió en que se trata de una “situación delicada” y “no positiva”.

“Es importante que las instituciones funcionen bien, funcionen dentro del ámbito de sus competencias y atribuciones. Es una situación delicada que se tiene que resolver”, comentó.

El ministro sostuvo que al gobierno “no le corresponde tomar partido” respecto a qué institución “tiene la última palabra”. “Uno esperaría que estas diferencias se puedan resolver, y si no se resuelven por la vía del diálogo, habrá que evaluar reformas legales o reformas constitucionales”.

/psg