Brasil Game Show, considerado el mayor evento de Latinoamérica dedicado a los videojuegos, abrió sus puertas este miércoles en Sao Paulo con el retorno de Nintendo como principal atractivo de la feria tras varios años de ausencia.

La marca japonesa vuelve a estar presente en esta duodécima edición de la feria, que espera recibir a unos 325.000 usuarios hasta el próximo domingo en el Expo Center Norte de la capital paulista.

La icónica empresa, que ha estado siete años sin un expositor propio en la versión brasileña de la Game Show, presentará ante el público local algunos de sus títulos más recientes de la saga Mario Bros o “The Legend of Zelda”.

/gap