El embajador del gobierno interino de Venezuela en los Estados Unidos, Carlos Vecchio, informó a través de Twitter que Suiza sancionó a 25 funcionarios del régimen de Nicolás Maduro por violaciones sistemáticas a los derechos humanos y por obstaculizar el restablecimiento de la democracia y la libertad.

Entre los sancionados, figuran “cabecillas de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, la usurpadora de la Vicepresidencia, el Consejo Nacional Electoral, el usurpador de la Fiscalía General, el DGCIM, el SEBIN, CONAS, Ejército y Guardia Nacional Bolivariana, el jefe del CLAP, el usurpador del Ministerio de Educación, y el prófugo internacional Tarek El Aissami”, subrayó el diplomático.

“Hemos solicitado a los países de Europa endurecer e incrementar la presión para lograr la salida de la dictadura y detener el sufrimiento de millones de hermanos venezolanos. Nuestro objetivo firme es que cese la usurpación y liberar a Venezuela. ¡Maduro debe salir!”, agregó Vecchio.

Entre los sancionados figuran Tibisay Lucena, presidenta del CNE; Maikel José Moreno, presidente de la Corte Suprema de Venezuela; Tarek Saab, fiscal general; y Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente y hombre fuerte del chavismo. También figuran Tareck El Asissami, vicepresidente económico; y Sergio Rivero Marcano, comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana.

Esta medida de Suiza llega en momentos en que Estados Unidos prepara nuevas sanciones contra Cuba por su apoyo al régimen de Nicolás Maduro y está “revisando con más detalle” el papel que Rusia desempeña para que el dictador venezolano permanezca en el poder, confirmó a la agencia Reuters el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams.

Abrams dijo que Washington considera que Cuba y Rusia están brindando un salvavidas a Maduro, nueve meses después de que el Gobierno de Trump y decenas de otros países denunciaran la ilegitimidad del líder chavista como presidente por las fraudulentas elecciones de 2018. Por ese motivo, más de medio centenar de naciones reconocen a Juan Guaidó como el presidente legítimo.

“Siempre estamos buscando formas de presionar porque no vemos ninguna mejora en su conducta ni respecto de Venezuela ni en los derechos humanos internamente”, aseguró Abrams en una entrevista en su oficina del Departamento de Estado.

A comienzos de agosto, Washington congeló los activos del régimen venezolano en Estados Unidos y amenazó con “sanciones secundarias” a cualquier empresa relacionada con Maduro, en una nueva escalada de presión que se estimó apuntaría a Rosneft. Abrams aseveró que Washington ahora intenta “dar nombres” y que se esperan nuevas sanciones a individuos en los próximos tres meses.

/psg