La Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh) se refirió a la situación que afecta a la estudiante de Trabajo Social, Polette Vega –de la Centro Derecha Universitaria–, quien hace dos semanas fue agredida por sus compañeros al interior de la sala de clases, en el campus Juan Gómez Milla.

La presidenta de la mesa interina, Emilia Schneider, sostuvo que la posición de la federación es clara y es que “rechazamos todo hecho de violencia que afecte la integridad de miembros de nuestra comunidad”. También afirmó que “jamás vamos a estar porque se vete o censure el debate de ideas; muy por el contrario, es característico de la universidad pública dar ese debate, ahí se ganan las diferencias”.

Dijo que tras el episodio se comunicó con la alumna afectada y que están “a disposición de lo que necesite para continuar su proceso educativo”, aunque indicó que “hasta el momento, ella no ha manifestado su voluntad de querer juntarse con la federación, pero cada estudiante está en su derecho de llevar sus procesos como quiera”.

Schneider reconoció que “es muy lamentable lo que ella ha vivido y tiene todo el derecho a sentirse muy pasada a llevar”. Pero afirmó que “no es tan cierto que la Universidad de Chile no esté comprometida con (solucionar) esas situaciones”. “Yo entiendo su sentir, solidarizo y empatizo con ella, pero la Universidad de Chile sigue siendo un espacio plural, sigue siendo un espacio donde pongamos el debate de ideas por delante”, aseguró.

La dirigenta recordó que la universidad instruyó una investigación y que –tras la primera agresión a Polette Vega, en julio pasado– se conformó un comité en el campus Juan Gómez Milla y que el “fruto de ese trabajo ya se va a empezar a ver”. “Estamos creando órganos triestamentales para fortalecer la democracia y la comunidad de Juan Gómez Millas, y emanar políticas que permitan ir integrando la comunidad del campus, ir terminando con la intolerancia y combatiendo la violencia”, señaló.

En su opinión, frente a estos casos “se tiene que investigar y establecer sanciones, proporcionales a los hechos”, pero también se debe contar con políticas de prevención. “La discusión de fondo acá es cómo volvemos a construir una comunidad en la Universidad de Chile que ponga por delante el debate de ideas para dirimir estas diferencias. Porque no pude ser que se veten posiciones ni de derecha ni de izquierda. A eso tenemos que volver para reafirmar este rol histórico que ha tenido la universidad”, sostuvo.

/psg