El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que llegó a un acuerdo preliminar con China para negociar una tregua en medio de las tensiones comerciales entre ambas potencias y dar fin a la prolongada guerra comercial.

El Mandatario adelantó que demorarán cinco semanas en tener el texto por escrito y que este podría ser suscrito en la cumbre de la APEC que se desarrollará en Chile.

Este consiste en que China aceptaría algunas concesiones agrícolas y EEUU proporcionaría cierto alivio arancelario.

Además, se acordó la suspensión del plan de EE.UU. de subir del 25 al 30% los aranceles a importaciones chinas, por valor de US$250.000 millones

Los avances en las negociaciones se dieron en el encuentro entre la delegación china con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, y el representante de comercio exterior estadounidense, Robert Lighthizer. El propio Trump dijo en su momento a través de Twitter: «Están pasando cosas buenas en la reunión para conversar sobre el comercio con China. Mejores sensaciones que en el pasado reciente, más parecido a cómo eran las cosas antes. Hoy me reuniré con el viceprimer ministro».

Esta noticia significaría un alivio para los mercados, los que llevan mucho tiempo alertas a las consecuencias que traen la imposición de aranceles a productos tanto chinos como norteamericanos.

China tenía como objetivo calmar la disputa comercial y llegar a esta acuerdo parcial, ya que se ha visto afectado por los aranceles impuestos por el gobierno de Donald Trump.

Estados Unidos en su momento acusó a China de intentan dominar la economía mundial mediante gigantescas intervenciones del Estado en los mercados, robo de propiedad intelectual, piratería y subsidios.

Consultado por este hecho, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, señaló que «a pesar de la buena noticia de este posible acuerdo entre EEUU y China, siempre debemos tener una dosis de escepticismo, porque ya hemos visto anteriormente anuncios como éste que no se han materializado en un fin de la confrontación comercial, sino que han derivado en una exacerbación del conflicto”.

En este sentido, añadió que «el posible acuerdo entre EEUU y China es una muy buena noticia para el mundo, y en particular para Chile. Nosotros hemos sufrido las consecuencias de la guerra comercial. Nuestras exportaciones llevan cayendo ya varios meses”.

/gap