Biólogos marinos del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey (MBARI, por sus siglas en inglés) consiguieron grabar una medusa fantasma gigante (‘Stygiomedusa gigantea’) que flotaba a 990 metros de profundidad en la bahía de Monterey, en California (EE.UU.).

Se trata de un encuentro extremadamente raro, ya que esta criatura ha sido vista por los expertos de MBARI solo nueve veces, con esta incluida, y a nivel mundial solo se tiene constancia de un centenar de avistamientos. “La medusa fantasma gigante fue capturada por primera vez en 1899. Desde entonces, los científicos solo se han encontrado con este animal unas 100 veces”, afirmó el instituto, explicando que los avistamientos son tan escasos debido a que este animal generalmente nada en aguas demasiado profundas para el acceso de los humanos o de submarinos remotos. No fue hasta 60 años después que fue reconocida como una nueva especie.

La fantasma gigante, que se encuentra entre las medusas más grandes del planeta, ha sido vista en las partes más profundas de todos los océanos del mundo excepto en el Ártico. Su campana mide tiene más de un metro de ancho, y sus brazos bucales en forma de cinta pueden crecer hasta más 10 metros de largo. A pesar de tener poca información sobre este animal, los científicos opinan que sus “brazos bucales”, que fluyen a su paso, sirven para atrapar presas y llevarlas a la boca.

Antes de la aparición de los submarinos controlados a distancia, los científicos capturaban estas criaturas de aguas profundas con la ayuda de redes de arrastre, un método que no es muy adecuado para las medusas. “Estas redes pueden ser efectivas para estudiar animales resistentes como peces, crustáceos y calamares, pero las medusas se convierten en una sustancia pegajosa gelatinosa en las redes de arrastre. Las cámaras de los vehículos operados por control remoto de MBARI, han permitido a los investigadores de MBARI estudiar estos animales intactos en su entorno natural”, señalaron los biólogos.

/psg