“Seria preocupación” es lo que manifestó este martes el Colegio de Abogados, en el marco del conflicto que enfrenta hace una semana al Tribunal Constitucional y la Corte Suprema con respecto a quién tiene la última palabra en el ordenamiento chileno, una interrogante que, ha señalado incluso el Presidente Sebastián Piñera, no está definida constitucionalmente.

La asociación gremial aseguró que tiene entre sus principales objetivos la “defensa del Estado de Derecho”, la que “descansa en que los poderes del Estado actúen estrictamente dentro de sus propias competencias”.

“Han sido varias las ocasiones en la historia de Chile en que el Colegio de Abogados ha alzado la voz frente a situaciones en que un poder del Estado ha intentado concentrar el poder”, aseguraron a través de un comunicado.

“Un Poder Judicial que invade progresivamente las competencias de otros órganos constitucionales debilita el Estado de Derecho llamado precisamente a proteger, creando incertidumbre jurídica y poniendo en riesgo la defensa eficaz de los derechos de los ciudadanos y su actuación en el desarrollo de sus actividades”, afirmaron.

Así, la asociación entregó su velado respaldo al Tribunal Constitucional y aseguró que “el país necesita un Poder Judicial fuerte que defienda eficazmente los derechos de las personas”. “La Constitución establece claramente un sistema concentrado de control en el cual, así como el TC no puede revisar los fallos de los demás tribunales, estos no pueden revisar los fallos del TC”, agregaron.

Adicionalmente, el Colegio de Abogados ofreció su colaboración para encontrar una solución al conflicto. En ese sentido, encargó a la comisiones internas de Constitución y de Administración de Justicia que elaboren “propuestas concretas” para prestar dicha ayuda.

/psg