El Frente Amplio enfrenta su primea polémica, luego que la Mesa Nacional del conglomerado decidiera vetar la candidatura presidencial de Luis Mariano Rendón, abanderado del Partido Pirata.

El movimiento pirata dio a conocer un comunicado en el cual recalcó que “fue un proceso cupular, es decir, prácticamente sin participación de las bases de ninguno de los partidos y movimientos involucrados, salvo por el Partido Pirata que toma sus decisiones en su Asamblea Electrónica Permanente”.

Junto con ello, lamentaron la decisión “pese a que Luis Mariano cuenta con el apoyo de la mitad de las fuerzas de la coalición, además del apoyo explícito de los otros dos precandidatos, Beatriz Sánchez y Alberto Mayol, quienes se mostraron dispuestos a competir en una primaria con él y agradecieron su llegada, entendiendo que enriquecería el debate democrático y las propuestas dentro del Frente Amplio”.

Ante esto, el Partido Pirata disparó en contra de Revolución Democrática, señalando que “una agrupación que se jacta de ser radicalmente democrática, que cuenta con un diputado elegido por voto popular y que levantara, junto con el Movimiento Autonomista, la candidatura de Beatriz Sánchez, haya votado a favor de reducir las opciones de la ciudadanía, en un giro completamente antidemocrático”.

Además acusan al movimiento de Giorgio Jackson de usufructuar “de la imagen de la precandidata Sánchez para constituirse como partido legal (lo cual) nos ha mostrado que las relaciones con la vieja Concertación parecen no haberse roto y queda de manifiesto que están reproduciendo las mismas malas prácticas que otrora criticaban”.

/gap