Los edificios con cerca de 800 departamentos o “guetos verticales”, tal como los denominó el Intendente Metropolitano, ha sido uno de los temas de vivienda más comentados en el último tiempo. Todo esto a raíz de que un grupo de ciudadanos de Estación Central reclamaran por graves irregularidades en el plano regulador de la comuna y por una gran disminución en su calidad de vida.

Actualmente, la situación de los vecinos que viven en este sector de la comuna es preocupante, lo que ha generado más de un problema con las constructoras. “Creo que la problemática más grande de ese tipo de edificaciones es que son muchos pisos, en este caso 42, y el problema es que al tener muchos pisos indudablemente se generan problemas de comunidad y convivencia, porque también son 20 departamentos por piso”, agrega Cristián Lecaros, CEO de Portalinversionista.com

 

Más allá de los problemas inter personales, los residentes también reclaman problemas técnicos en los ascensores, circuitos eléctricos u otros como ruidos molestos, atrasos en los gastos comunes y hasta largas filas de espera para poder tomar el ascensor.

Ante tal situación, como recomendación para alguien que por primera vez va a comprar una vivienda, más aún si está en blanco, debe estar atento a los derechos que tiene como consumidor. “Yo puedo pedirle a la inmobiliaria que me diga cuántos departamentos existen en el edificio, cuántos departamentos tiene por piso, cuántos pisos, cuántos ascensores, y por ende, yo puedo tomar una decisión informada de qué es lo que está pasando y poder comparar con la zona”, expresa Lecaros, de manera que el cliente que va a invertir tenga claro cómo es el inmueble.

Los “guetos verticales” se han tornado más de un dolor de cabeza para sus habitantes. En el caso específico de Estación Central, son más de 360 familias en una torre que cuenta con 24 pisos y solo tres ascensores. Por tales razones, más de alguno de ellos ha pensado en vender o irse del lugar por la mala administración del edificio o porque siente que la plusvalía se ha perdido con el tiempo, por lo que en esos casos “siempre está la opción de vender esa propiedad o finalmente arrendarla, para así mantenerla y no hacer la pérdida”.

En este sentido, y tomando nota de las construcciones que privilegian la cantidad por sobre la calidad de vida, el intendente Metropolitana, Claudio Orrego, hizo un llamado a las autoridades a evaluar la situación. Si bien en este caso en particular hay una clara falta de regulación que proviene del municipio, el mundo inmobiliario también debe hacer frente a las demandas que está realizando la gente de Estación Central.

/gap