“La gravedad es absolutamente indiscutible. La calificación es algo privativo de cada una de las autoridades”.

El ministro vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, abordó así los dichos del Presidente Sebastián Piñera, quien aseguró que, debido a las protestas que implicaron que se decretara Estado de Emergencia y toque de queda, “estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie”.

El magistrado señaló así que dichas palabras son parte de “una apreciación del señor Presidente que, como todo este tipo de apreciaciones, tiene un sentido no estrictamente real, sino que puede ser una figura que se está usando para representar la gravedad del asunto y la pugna que se ha producido”.

Tras una reunión con el Pleno de la Suprema, Cisternas informó además que se ha constatado que “que los tribunales están funcionando bien en un 60-70%. Esto en relación con la asistencia de personal, hay muchas ciudades en que ha concurrido el personal, en otras no”.

El mayor recargo, añadió, se concentra en el Centro de Justicia de Santiago, donde se espera llevar a cabo el control de casi mil detenciones.

Ante ello, se refirió a las aprehensiones y algunas críticas generadas en torno a la falta de medidas cautelares decretadas.

“En general (las detenciones) no han sido declaradas ilegales, entonces eso nos permite una respuesta en términos estadísticamente generales para decir que se han ajustado formalmente a lo que dice la ley”, acotó el ministro.

Y agregó: “La circunstancia de que no hayan quedado con medidas cautelares y menos con medidas cautelares gravosas, indica que el tribunal estima que no se están configurando tampoco delitos graves”.

Cisternas también fue consultado sobre las denuncias de abuso de fuerza por parte de carabineros y militares, recalcando: “Esos excesos tienen que ser denunciados al tribunal competente y el tribunal competente tendrá que tomar las medidas que fueren del caso”.

/psg