En medio del tercer día de manifestaciones que se han llevado a cabo en el país, el presidente de la Cámara de Comercio de Santiago, Peter Hill, sostuvo que el sector comercial del país ha sufrido en los últimos días “los más graves ataques de que se tenga registro en nuestra historia”.

Frente a los hechos, Hill recalcó: “Los recursos institucionales del Estado han sido claramente insuficientes para contener los actos vandálicos, robos y saqueos, revelando que existe una evidente fragilidad del país para garantizar la seguridad y el orden, que debe ser abordada y resuelta a la brevedad posible”.

Así, el líder del gremio agregó que su sector “no quiere limitarse a condenar con fuerza los hechos de violencia de los que ha sido víctima, sino que pide a todos los sectores de la sociedad chilena que busquemos, mediante el diálogo y la buena voluntad, encontrar los caminos que eviten que estos hechos repudiables vuelvan a repetirse”.

“Queremos expresar nuestra plena solidaridad a los trabajadores del comercio, a los pequeños y medianos comerciantes y a las empresas del sector que se han visto vulnerados por el violentismo, cuyos efectos destructivos incluso alcanzaron a nuestro edificio institucional”, dijo Hill.

Por último, el presidente de la CCS afirmó que el comercio “hará todo lo posible por volver a ponerse de pie en el más breve plazo posible” y agradeció los esfuerzos que están realizando los Poderes Públicos, las autoridades, la ciudadanía, las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile para trabajar por la pronta normalización de las actividades nacionales.

“Pedimos a los políticos, de todas las tendencias, dejar de lado las diferencias para superar esta crisis, recordando que somos todos chilenos”, concluyó el empresario.

Ministro del Trabajo: “Protestas han afectado al menos a 20 mil empleos”

Tras una reunión con diversos representantes de trabajadores, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, cifró en 20 mil los empleos formales que se han visto afectados por el saquemo o quema de 315 locales.

“Nadie tiene derecho a usar y afectar el sueldo y el trabajo de gente modesta, que ha sido perjudicada con estos actos vandálicos, señaló. En ese sentido, el ministro explicó que un local comercial demora un promedio de dos meses en recuperarse, tiempo que muchos de sus trabajadores no tendrán ingresos.

Por su parte, el subsecretario del trabajo, Fernando Arab, detalló que “como Ministerio hacemos un llamado a las empresas a proteger la fuente de empleo de los trabajadores, tomando todas las medidas que fueren necesarias, incluida la de reubicación de los mismos, si fuere posible”.

/psg