Vamos mejor de lo que pensábamos, y todavía lo que falta… No puedo decir más, son secretos de súper bigote“, fueron las palabras irónicas del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sobre las protestas que han afectado a Ecuador y Chile, esto luego de que fuera acusado de desestabilizar la región a través del Foro de Sao Paulo.

 “Estamos cumpliendo el plan”, lanzó Maduro.El sábado, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) en el exilio acusó al foro de incentivar las protestas que tuvieron lugar en Ecuador y que ahora se desarrollan en Chile. Según el TSJ, el encuentro anual de organizaciones y movimientos de izquierda creado en 1990 “es la maquinaria que utiliza el crimen organizado para desestabilizar la democracia en el Hemisferio”.

La última reunión del foro fue el pasado julio en Caracas (Venezuela). Para el tribunal, desde entonces se han producido “situaciones fácticas en las Repúblicas del Perú, Ecuador, Colombia y ahora Chile”.

/gap