Según el diccionario de la Real Academia Española, la palabra desgobierno viene de “desgobernar” que significa desorden, desconcierto, falta de gobierno. De acuerdo a esta definición, estamos viviendo unos días de desgobierno innegable.

Como soy un demócrata, sigo y seguiré reconociendo y respetando a las autoridades actuales que fueron elegidas por menos del 50% de los ciudadanos con derecho a voto y no son capaces de reconocer las causas reales de esta gravísima crisis. Pero esta situación no puede extenderse muchos días y para salir de ella, no pueden usarse recetas usadas en otras crisis, porque esta es la más grave desde el fin de la dictadura.

Escribo este artículo a las 16 horas del domingo 20 de octubre, después de haber recorrido una comuna de clase media alta y observar una TV que da pena, cuando no rabia.   He escuchado al Ministro del Interior, a algunos personeros políticos de distintos sectores y al propio Presidente de la República. He observado a los militares desplegados en muchas ciudades y no puedo menos que concluir que hay desgobierno, en la definición de la RAE. Con preocupación constato que el Presidente no ha dimensionado la magnitud del problema y no reconoce algo para mí, clarísimo:

El LUMPEN SÓLO PUSO LA CHISPA, PERO EL COMBUSTIBLE LO HAN PUESTO LAS ELITES POLITICAS Y ECONÓMICAS DEL PAÍS.

Los provocadores son muy pocos, pero la fuerza policial está debilitada. La corrupción de sus altos mandos minó el respeto ciudadano y afectó la moral de sus integrantes. Los veo ineficientes e indignados. No se les tiene respeto ni temor. Necesitamos policías civiles y uniformados que nos respeten para poder respetarlos. Pero es difícil razonar cuando las personas se transforman en masa o cuando son víctimas de violencia injustificada.

I.-NO HAY ORDEN EN BUENA PARTE DE CHILE.

A esta hora, las protestas pacíficas y las provocaciones del lumpen continúan.  El despliegue militar no ha podido contener el desorden. Las colas en los establecimientos comerciales que han podido abrir, en las bencineras disponibles y en las ferias que han funcionado, son demostración que los ciudadanos no creen que esto será contenido pronto.  Millones de santiaguinos y porteños se preguntan cómo llegar a sus trabajos en los próximos días. Sólo el metro de Santiago, destruido por una minoría de vándalos y la incapacidad de una fuerza policíaca desmotivada para detenerlos, transporta diariamente un promedio de 2, 6 millones de pasajeros.  ¿Qué pasará en sus empresas, en su trayecto, en su ánimo?

Los grandes empresarios, muy activos defendiendo privilegios injustos, no se pronuncian ni actúan para ver como facilitar el transporte de sus trabajadores. La descoordinación es evidente. El Jefe militar ordena Estado de Sitio y anuncia salvoconductos para los que lo necesiten. Pero olvidan avisar a los carabineros de su nueva tarea y miles de ciudadanos hacen colas en las comisarías, esperando que les den los pases indispensables.

Las declaraciones de diversos Ministros reconocen que el desorden continuará en los próximos días y, además, se difunden llamados a un paro nacional para el lunes 21. Varios Alcaldes ratifican esta sensación ya que han suspendido las actividades en los colegios del lunes y martes próximo.

El toque de queda se adelantó para las 19 horas y los ciudadanos apresuran su regreso o incrementan su miedo y rabia.

Me alegro que las acciones de los uniformados no hayan traído más víctimas que las hasta ahora informadas, dos personas gravemente heridas y algunos ciudadanos maltratados por uniformados rabiosos.  Prefiero que los militares y carabineros no actúen como lo hicieron durante la dictadura y acepto el costo que muchos menores de 40 no nos crean a los que los vimos en acción con violencia mortal y crueldad.

Pero insisto, por respeto a los valores democráticos, no insulten ni agredan a los que piensen distinto, tampoco a los uniformados, si quieren evitar la vuelta del horror. Marchemos, metamos bulla, pero no destruyamos lo que nos sirve a todos. Desde el sistema democrático, aún con sus graves fallas, hasta el transporte público. Busquen nuevos líderes, vamos a votar por gente decente y no permitamos que, por vuestra ausencia, los corruptos sigan con poder.

II.-  EL PRESIDENTE ESTÁ DESCONCERTADO

Creyó que con los militares en las calles y anunciando la suspensión del alza controlaría la situación.  Está equivocado él y quienes creen que una visita a La Moneda, o una declaración conjunta bastará para traer orden, considerado por muchos como bueno para a unos pocos y pésimo para la gran mayoría. El Presidente demuestra que está desconcertado. Los hechos son más de fondo y no son de su exclusiva responsabilidad, ya que el agotamiento del modelo cultural, económico y político se constata en otros gobiernos de signo diverso. Por eso, la ciudadanía no confía tampoco en los líderes de la oposición que defendieron también las políticas generadoras de esta crisis.

¿Los asesores del Presidente no le cuentan que la indignación es por otras razones?   ¿Son sólo jóvenes exaltados? No, son sectores importantes de una clase media empobrecida como nunca, que le gusta el orden, pero no tolera más abusos hacia ella. Es el modelo y la corrupta e ineficiente conducta de las élites lo que ha indignado a los chilenos y generado movilizaciones masivas. Pensiones indignas, que serán peores para los jóvenes de ahora que no tendrán Bono de Reconocimiento y escuchan a las AFP hablar de las bajas rentabilidades futuras. Por cierto, de nuestros Fondos, no de sus abusivas ganancias, Abusivas alzas de contribuciones para la clase media y normas especiales para evasores millonarios. Alzas de la luz inaceptables; Rebajas tributarias para los poderosos. Ciudades y pequeños agricultores sin agua por la sequía, en parte, por la negligencia empresarial y por el robo descarado de algunos grandes agricultores por la otra.  Somos el único país, o uno de los pocos, en que se separa el agua y de la tierra y se entrega a los privados, incluyendo hasta el agua del mar que nos baña.

III.- FALTA DE GOBIERNO REAL

El Presidente pide colaboración de otros Poderes del Estado y se reúnen el mismo domingo 20 que estoy escribiendo. ¿Qué saldrá de esos encuentros? ¿Voladores de luces o soluciones reales?

Las medidas anunciadas por el Gobierno para los próximos días reconocen su incapacidad para dar real gobierno al país. Los Estados de Excepción se amplían, los uniformados con sus armas de guerra se despliegan, pero la gente no se calma.

El concepto de democracia semisoberana se vive hoy plenamente. Los señores feudales, de gobierno u oposición, dominan las comunas, y regiones, sirviendo a grupos transnacionales y a intereses egoístas, Mientras las personas quieren y necesitan cambios de verdad, la mayoría de nuestros representantes negocian la mantención de lo injusto.  Uno de los más ricos de Chile y de nuestro continente reconoce en un tuiter, no sé si lo ha desmentido, que hay una indignación justificada. Incluso llamó a la clase política a solucionar temas relevantes como pensiones, educación y otros. Incluso dice estar dispuesto a pagar algo más. ¿Es otra declaración para lavar imagen o una demostración de entender los problemas de fondo? ¿Será posible que el señor Luksic tenga más sensibilidad que los dirigentes políticos transversales?

Esto no es momento para oportunismos. Si este señor habla en serio, debe llamar a sus amigos poderosos para que contacten a los políticos que financian y les pidan que cambien su enfoque. También podrían decir cómo van a ponerse. ¿Fin de la usura en sus empresas?  ¿Pagarán todos sus impuestos y apoyarán un alza indispensable de ellos? ¿Mejorarán las remuneraciones y trato a sus empleados en sus empresas? ¿Respaldarán un aporte patronal adecuado y un cambio real en las fracasadas AFP? ¿Invertirán todas sus platas en Chile?

Hechos concretos y no demagogia se exige en un país serio, pero esto es más urgente en momentos de crisis. Están muy equivocados aquellos que siguen creyendo que acuerdos cupulares para mantener más de lo mismo será soportado indefinidamente o aceptado como solución. Al contrario, puede agravar el desgobierno. Y, no me cabe duda, hay algunos interesados en esto. Los Trump, los Bolsonaro surgen de millones de personas enojadas con sus elites dirigentes, luego, siguen siendo víctimas, pero ya es tarde.

Nos molesta mucho la mantención de privilegios para el 1% y la conducta repudiable de las élites que roban, infringen la ética y tienen la cara de exigir, sin pudor alguno, castigar a los responsables de esta violencia, que por cierto hemos condenado siempre, mientras obtienen impunidad por sus delitos y abusos. Algunos parlamentarios sorprendidos vendiendo sus votos, traicionando la confianza ciudadana, se libran de la cárcel y mantienen sus cargos y los privilegios consiguientes. Justicia para todos es lo justo y necesario.

Los políticos de todos los sectores deben entender que aprobar controles de identidad masivos para los jóvenes No es solución para la delincuencia, según opinan expertos. Es echar bencina al fuego. Entonces, ¿porque no abandonar un proyecto que sólo provoca y no convoca?

Persigamos como corresponde a los ladrones y violentos de cuello blanco y a los patos malos del lumpen, con penas según la gravedad de los delitos, especialmente los que afectan a los ciudadanos por las empresas que nos cobran caro y se financian barato con nuestros Fondos de Pensiones. Son más culpables los que nos dejan sin agua, sin luz, celulares o medicamentos. Enfrentar la delincuencia no es para atraer votos, es para defendernos a todos, de todo tipo de delitos y faltas.

APORTES PARA CAMBIAR LA AGENDA

Como un ciudadano, sin poder alguno, pero con algunas ideas, propongo algunas sugerencias para el cambio de agenda. Las he planteado, las expuse a la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados y las he publicado en Cambio21. Las reitero porque la crisis puede ayudar a cambiar conductas. Tengo la certeza que otras personas con mayor calificación podrán aportar otros puntos indispensables y, desde ya, ofrezco mi colaboración para difundirlas.

1.- CAMBIOS TRIBUTARIOS

A.-Rechazar el actual proyecto tributario que elimina más de 800 millones de dólares de los fondos fiscales para favorecer a 1% de los grandes empresarios

B.- Dejar sin efecto el alza de contribuciones y establecer que los mayores avalúos entrarán en vigencia en las compra ventas futuras, ya que los precios de los inmuebles pueden haber subido, pero no los ingresos de sus propietarios;

C.- Subir las tasas tributarias a las personas de grandes ingresos, medida tan justificada, que la apoyaría hasta uno de los empresarios más ricos de Chile;

D.- Devolver a las familias un porcentaje de los impuestos pagados en atención a los gastos en que incurran para educar a sus hijas e hijos;

2.- EN MATERIA DE PENSIONES

A.- Restablecer el derecho de cada persona a elegir si aporta cotizaciones a las AFP o aun órgano del Estado;

B.- Establecer un aporte patronal inmediato del 5% para el Fondo de Garantía de Pensiones, subsidiando el Estado a las Pymes;

C.- Financiar con este 5% la extensión de la Pensión Básica Solidaria a todos los actuales pensionados y los futuros, lo que implica subir en un 50% las pensiones promedias actuales y crear un piso de $110 mil pesos mensuales para los que cotizan ahora o en el futuro;

D.- Crear un Seguro de Longevidad, financiado por este 5 % lo que permitiría elevar de inmediato las pensiones en un 20% adicional, alcanzando un promedio cercano a los $ 380.000 mensuales;

E.- Invertir los Fondos Previsionales en Chile, para generar empleo creado por empresarios que puedan recibir y pagar créditos adecuados;

F.- Derogar el artículo 45 bis del DL 3500 que permite que las AFP nos cobren una doble comisión equivalente a más de Un millón de dólares diarios;

3,- MATERIAS POLÍTICAS

A, – Restablecer el voto obligatorio;

B.- Prohibir candidaturas de personas procesadas por delitos de toda índole, incluso de aquellos que han optado por juicios abreviados y pago de indemnizaciones;

C.- Reducir en un 30% las remuneraciones de los altos cargos del gobierno, de la administración pública, empresas del estado y a los integrantes del Congreso Nacional;

D.- Establecer el plebiscito como un mecanismo de expresión política de los ciudadanos para resolver conflictos entre el Ejecutivo y el Congreso;

No olvidemos que el actual Presidente y buena parte de los miembros del Congreso, obtuvieron sólo el respaldo del 26% de los ciudadanos que tenían derecho a voto No pueden desconocer que el otro 50% que ya no votó, si está demostrando su irritación en estos días.

La oposición tiene el deber de cambiar de actitud y exigir al gobierno el cambio de fondo en la agenda legislativa y política. Pero primero debe cambiar ella misma. Las crisis internas que viven varios partidos no ayudan a generar confianza.  Hay que cambiar de actitud en sus conductas internas y externas.

El Presidente, como muchos políticos, sólo entiende el lenguaje del poder. Espero que lea bien las señales que surgen de estas realidades, que escuche a gente de su propio entorno y actué de acuerdo a las obligaciones del cargo.

Asimismo, mantengo la esperanza que la oposición cambie de actitud. Que asuma su propia responsabilidad en la siembra de tormentas y, sobre todo, colabore con propuestas y conductas apropiadas.

Escrito Para Cambio 21 por Ricardo Hormazábal S. , abogado, ex dirigente sindical y ex senador

/gap