La sesión en que el ministro del Interior, Andrés Chadwick, informó sobre las medidas que el Gobierno ha adoptado en medio de las manifestaciones ha alcanzado ribetes de máxima tensión.

Primero fueron los carteles exhibidos por asesores parlamentarios en la gradería, los que apuntaban directamente al secretario de Estado.

Pero no fue lo único, pues algunos parlamentarios también protagonizaron episodios en que se perdió la compostura

Las diputadas del Frente Amplio Camila Rojas, Gael Yeomans, Pamela Jiles, Maite Orsini y Claudia Mix se acercaron a la testera para mostrarle a Chadwick hojas con cifras vinculadas a las personas detenidas y fallecidas desde que se decretó Estado de Emergencia.

Acto seguido, irrumpieron en defensa de Chadwick las diputadas oficialistas Erika Olivera, Paulina Núñez y Marcela Sabat, quienes increparon a las frenteamplistas. Jiles y Núñez intercambiaron forcejeos, mientras que Sabat le tomó los brazos a la periodista mientras tenía levantada la hoja con su mensaje.

En medio de toda esta reyerta, la diputada Mix dejó sobre la testera su propia hoja. De inmediato, apareció Camila Flores, quien tomó dicho papel, lo rompió y lanzó los fragmentos al suelo alfombrado.

Los papeles fueron recogidos por Marcela Sabat. A la par, Jiles sacó otro papel -más arrugado- que mostró a Chadwick: le pedía la renuncia.

Quien ofreció disculpas fue Erika Olivera. A través de Twitter entregó sus descargos:

Para intentar apaciguar los ánimos, el presidente de la Cámara, Iván Flores, solicitó la presencia de Fuerzas Especiales de Carabineros. La sesión continúa en un clima de altos decibeles.

/psg