“Es verdad que los problemas no se han producido en los últimos días, se venían acumulando hace décadas, pero es verdad, también, que los distintos gobiernos no fueron o no fuimos capaces de reconocer esta situación en toda su magnitud, esta situación de inequidad, de abusos, que ha significado una expresión genuina, auténtica, de millones y millones de chilenos. Reconozco esta falta de visión y les pido perdón a mis compatriotas”.

Cerca ya de las 22 horas, flanqueado por una bandera chilena y apoyando los papeles de su discurso en el podio presidencial, el Mandatario Sebastián Piñera anunció el martes una batería de medidas para contener la crisis que se instaló a partir del viernes por el alza de pasajes del Metro -que se congeló el sábado en medio de masivas protestas- y que mantiene al país en Estado de Emergencia, con toque de queda en diversas regiones y con un saldo de 18 muertos.

El perdón del Presidente no fue aislado. En las horas consecutivas al discurso del Mandatario -que para algunos marcó un cambio de tono por parte del gobierno- personeros del Ejecutivo se fueron sumando de a poco al Jefe de Estado, ya sea pidiendo perdón o haciendo un mea culpa por no haber advertido el malestar ciudadano.

“Hay que valorar la humildad con la que el Presidente se enfrenta ayer por algo que no es solamente de nuestro Gobierno. Muchos de nosotros tenemos que pedir perdón, yo también tengo que pedir perdón, estamos dispuestos a dejarlo todo en la calle (…) Vamos avanzando, déjennos avanzar. Estamos seguros y conscientes de que no tenemos otra oportunidad”, dijo en 24 H la intendenta metropolitana, Karla Rubilar, una de las autoridades que ha asumido vocerías en medio del estallido social y que el domingo resolvió no renunciar a su cargo el próximo viernes 25 de octubre -cuando vence el plazo- para asumir una candidatura como gobernadora regional, como se esperaba, para enfrentar la crisis desde el gobierno.

A la intendenta se sumaron una serie de ministros, incluyendo algunos sectoriales, a quienes Piñera había convocado el domingo para concretar un plan en medio de las protestas.

En el programa Mesa Central de T13 Radio, el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet fue consultado por la manera en que “responderá” el Ejecutivo una vez anunciada una serie de medidas sobre las cuales muchas veces la clase política sostuvo que no era posible avanzar.

“Por eso pedimos disculpas. Creo que a veces, uno toma conciencia que lo posible es más de lo que uno creía cuando hay un campanazo como el de los últimos días. Chile ha avanzado una enormidad en las últimas décadas pero hay mucha gente a la que ese desarrollo no le llegó o que sentía que no le llegó todo lo rápido que ellos esperaban”, respondió el secretario de Estado, quien también aseguró que “el Presidente dio una señal muy contundente de que el gobierno escuchó”.

También durante la mañana, pero en el matinal Bienvenidos de Canal 13, el ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, aseguraba: “Ayer pasó algo muy bonito para Chile, que un Presidente de la República dice perdón y yo creo que ese perdón nos llega a todos, a todos los que hemos sido parte muchas veces de de la élite, de los privilegios y no hemos tenido la capacidad de ver el sacrificio que las personas han todos los días para sacar adelante sus vidas y hemos visto esto desde los libros digo yo, desde lo técnico”.

Mientras sus pares se sumaban al perdón, el ministro del Trabajo, Nicolás Monceberg, realizaba un mea culpa en Radio Duna.

“El llamado que yo hago como ministro del Trabajo y me lo auto hago y hago autocrítica y hago mea culpa, porque me carga ser aquí el que apunta con el dedo, es a que quizás nunca más centremos los debates en los sueldos mínimos y centremos el debate, nuestros anhelos y nuestros objetivos en los sueldos máximos”, dijo el secretario de Estado.

El “perdón” de Harboe
Aunque esta mañana proliferaron las “disculpas” de personeros de La Moneda, en los últimos días desde el mundo político habían surgido algunos mea culpa, incluyendo el que realizó hace un par de días el senador del PPD Felipe Harboe durante una exposición en el hemiciclo de la Cámara Alta.

“Señor presidente (del Senado), si en lo que a mí compete hay que pedir disculpas las pido humildemente por no haber hecho todo lo posible para mejorar las condiciones de mi país, pero quien pide por su país no se humilla. Y por eso quiero pedir también la generosidad de todos aquellos que integran este Senado de la República, que han sido elegidos por los ciudadanos, para avanzar en una legislación rápida y directa para mejorar las condiciones de vida de las personas”, dijo el legislador.

/psg