Un tenso momento se vivió este jueves durante la comisión de Derechos Humanos del Senado entre el director de la Policía de Investigaciones (PDI), Héctor Espinosa, y el del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco.

Ello, luego que este último involucrara a dos detectives en una denuncia por torturas y apremios en la comisaría ubicada al interior de la estación de Metro Baquedano dada a conocer ayer, en medio de la crisis social que atraviesa Chile.

Ante los parlamentarios, Espinosa explicó que recibió un llamado de Micco en que le exigía iniciar un sumario por la presunta responsabilidad de sus policías.

Sin embargo, agregó, “no le quise responder inmediatamente, porque estaba absolutamente convencido que no era así”.

En esa línea, indicó que aquello que los involucraba era que los policías en cuestión habían sido convocados para acompañar a dos jueces del 7° Juzgado de Garantía de Santiago al recinto policial para levantar evidencia.

“Me pareció de una absoluta irresponsabilidad que sin verificar los datos se entregue a la ciudadanía, en un momento de efervescencia donde hay mucha intranquilidad, información errada”, acotó Espinosa.

Y recalcó: “Quiero decirle al señor del INDH que lo hago esto en representación de mi gente. Usted me pide disculpas a mí, (pero) tiene que pedirle disculpas a Chile. Tiene que pedirle disculpas también a los 12.700 detectives”.

Por su parte, Micco contestó: “Yo quisiera preguntarle a usted si ha cometido alguna equivocación en la vida, sobre la base de información que le han dados sus subalternos. Y yo creo que la respuesta es sí. En segundo lugar, en las condiciones que hemos estado todos estos días, es evidente que los riesgos de cometer errores son grandes”.

Y el abogado reconoció: “En qué cometió mi persona un error, porque en esto no comprometo al INDH, es que anticipé un juicio antes de que se termine de resolver lo que ocurrió”.

Ante ello, Espinosa continuó y se refirió a la detective que fue atropellada en Pudahuel durante un operativo por robo: “Sé que a lo mejor me estoy extralimitando, pero quiero que se sitúe usted en el lugar que estoy yo”.

Y zanjó: “Hoy día tengo toda la gente en la calle, tengo una joven que tiene 21 años, que está grave, en peligro de muerte. No he recibido un llamado de ningún parlamentario, un solo parlamentario, que no es del Gobierno, me llamó para estar conmigo. Y aquí no se ha tomado ni un tema en eso. Entonces me duele que me involucren a mi institución en hechos falsos”.

/psg