Como una “difícil” y “tensionada” relación. Así describen al interior del Frente Amplio la “amistad” al interior del pacto que conformaron junto al Partido Comunista de cara a las elecciones de convencionales constituyentes del 11 de abril, la que ha estado marcada por roces, fracturas en el sector y dudas respecto de la posibilidad de “proyectar” un acuerdo para la presidencial.

Incluso antes de que se forjara esa alianza -que también incluye a la Federación Regionalista Verde Social- las conversaciones entre ambos bloques provocaron distintas tensiones al interior del FA que terminaron con la salida del Partido Liberal del bloque. Y ese tenor, explican, aún sigue presente en las conversaciones y negociaciones ante los próximos comicios.

De hecho, el fin de semana la presidenta de RD, Catalina Pérez, acusó al PC de “inscribir candidaturas a última hora” y de “dividir esfuerzos” para las municipales. Según explican desde ese partido, en comunas como Ñuñoa, Hualpén o Peñalolén, desde el PC se resistían a darle el respaldo a las cartas frenteamplistas, situación que en algunos casos no logró resolverse.

Además, en ambos sectores reconocen que las negociaciones no han sido fáciles y que han tenido más de un conflicto sobre la mesa. Uno de esos fue la constante “amenaza” del PC de llevar una candidatura a la gobernación de la Región Metropolitana para competirle a la carta del FA, Karina Oliva (Comunes). Asimismo, también tensionó las conversaciones la pretensión del PC de llevar como candidato a la convención al hoy exdiputado Hugo Gutiérrez.

En ese sentido, en el FA sostienen que en algunos sectores existe una “decepción” respecto del acuerdo que suscribieron institucionalmente con el PC. “La alianza entre el FA y Chile Digno no va a mostrar su total potencial, pues en muchas comunas y en varias regiones igualmente vamos a competir con Chile Digno, lo que sin duda va a disminuir la probabilidad de implementar proyectos transformadores para esos territorios. Sin embargo, esto ha sido una tendencia general en toda la oposición”, sostiene el secretario general de RD, Leonardo Rissetti.

En tanto, el timonel de Comunes, Jorge Ramírez, asegura que “como toda relación política entre coaliciones distintas ha tenido momentos complejos y difíciles, sin embargo ha primado la necesidad de construir espacios comunes que nos permitan seguir avanzando en los desafíos que tenemos por delante”.

En ese sentido, en el sector admiten que hay dudas respecto de las posibilidades de “proyectar” el pacto más allá de la elección de convencionales constituyentes, especialmente para la presidencial. De hecho, en distintos partidos del FA aseguran que “no tendría sentido” una primaria solo entre ese conglomerado y Chile Digno, mientras que desde el PC sostienen que lo más probable es que alcancen un acuerdo con sus pares frentamplistas.

Pese a esto, en el FA admiten que en el conglomerado existe temor de verse “sometidos” por la candidatura de Daniel Jadue y que eso termine dividiendo nuevamente al bloque. Esto, reconocen, debido a que hoy el FA no cuenta con ninguna carta para competirle al comunista. “No es posible una alianza presidencial solo con el PC porque o si no nos quebramos”, dicen desde ese bloque.

“Hoy tenemos la posibilidad histórica de cambiar Chile y necesitamos construir una fuerza social que empuje estas transformaciones, esfuerzo que no puede ser sin el PC, pero donde también tenemos que integrar a otras actorías tanto sociales como politicas para ser mayoría”, sostiene la presidenta de Convergencia Social, Alondra Arellano.

Desde el PC, en tanto, aseguran que como colectividad han tenido la disposición a alcanzar acuerdos, como en el caso de Maipú, donde terminaron bajando a su candidato. Asimismo, apuntan a las diferencias que existen al interior del FA para explicar las tensiones al interior del pacto. “Quiero ser lo más honesto posible, no entiendo las declaraciones que hace la presidenta de RD, toda vez que es de público conocimiento que el PC bajó la candidatura con la propia venia de Daniel Ramos en Maipú en beneficio de RD. Lo segundo, en Ñuñoa la candidata Alejandra Placencia insistió más de una vez que hubiera una primaria entre el sector. No entiendo cómo eso se olvida, quiero imaginarme que hay una explicación que más que con el PC tendría que ver con la interna de RD”, asegura el secretario general comunista, Lautaro Carmona.

Y agrega: “La construcción de procesos de intercambios son entre partidos distintos, por tanto, no me asombra miradas distintas en los partidos. La unidad nos significa que un partido somete a otro, sino que los partidos logran puntos de coincidencia, desde esa perspectiva tengo un juicio de valor muy positivo de lo que se ha logrado construir”.

/gap