Dos hechos clave ocurrieron ayer en La Moneda y con una diferencia de solo minutos. Y los dos tuvieron como protagonistas al Presidente Sebastián Piñera y a la ex Mandataria Michelle Bachelet.

Minutos pasado el mediodía el ministro de Relaciones Exteriores, Teodoro Ribera, informó a los medios que el gobierno se comunicaría con la ex Presidenta Michelle Bachelet en su rol de Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU. “Para que puedan constatar en terreno las labores que se realizan para el resguardo de los derechos fundamentales. Creemos que es importante que las personas tengan acceso a todo lo necesario, pleno acceso, plena transparencia. Eso le hace bien a la democracia, le hace bien a los derechos fundamentales”, dijo el canciller.

Y a los pocos minutos se informó que el Presidente Sebastián Piñera se había comunicado con la ex Mandataria.

Mientras, cerca de las 11:30 horas representantes del bacheletismo ingresaron a La Moneda. Allí sostuvieron un diálogo con el Presidente y el ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel. Si bien eran cerca de 50 personas, al frente de ellas estaba Javiera Parada, ex agregada cultura del gobierno anterior y militante de Revolución Democrática. También llegó su madre Estela Ortiz, una de las amigas más cercanas de la ex Jefa de Estado -que en su gobierno fue secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia- y viuda de José Manuel Parada. Junto a ellas se vio, además, a la presidenta de la Fundación Horizonte Ciudadano, creado por la ex Mandataria, Valentina Quiroga.

No me parece acertado que en estos momentos se intente debilitar la poca institucionalidad y gobernabilidad que nos queda», dijo Javiera Parada sobre la intención del PC de acusar al Mandatario.

La decisión del gobierno de convocar a organismos de Derechos Humanos responde a la idea de ser totalmente abiertos a cualquier fiscalización de todo lo que ocurra durante el estado de Emergencia. De hecho, ya lo han llevado a cabo con el Instituto Nacional de Derechos Humanos que lidera el DC Sergio Micco. Incluso el miércoles se actuó rápido tras una información generada en redes sociales, que fue desmentida por jueces y el mismo INDH, sobre torturas en la Estación Baquedano.

En esta lógica se entiende que La Moneda recurriera a Bachelet para que en terreno constante la realidad.

Y la respuesta de la ex Jefa de Estado no se dejó esperar. Pocos minutos después del anuncio de Ribera, la Alta Comisionada publicó en su cuenta de Twitter que enviaría una misión a Chile

Michelle Bachelet

@mbachelet

Tras monitorear la crisis desde el comienzo, he decidido enviar una misión de verificación para examinar las denuncias de violaciones a los en . Parlamentarios y el Gobierno han expresado su interés en recibir una misión de @UNHumanRights.

16,5 mil personas están hablando de esto

De esta forma, desde el gobierno buscan cerrar el flanco de Derechos Humanos, precisamente abriéndose al tema y tomando una considerable distancia de países, como Venezuela, que por años impidieron la labor de distintas organizaciones de DD.HH. 

Y precisamente este fue uno de los temas que conversó el Mandatario con Javiera Parada y quienes dialogaron ayer con el Mandatario.

La conversación se produjo de manera improvisada, no estaba en la agenda del Presidente y distintas personas que participaron comentan que se generó un ambiente emotivo. El hecho ocurrió pasada las 11:30 horas de ayer cuando unas 50 personas vestidas de blanco llegaron a la oficina de partes de La Moneda para dejar allí la carta «La democracia es diálogo», con la firma de más de 2 mil 500 personas que se difundió el sábado y que fue impulsada por Parada y los abogados democratacristianos José Miguel Burmeister y Elisa Walker.

Cuando estaban dejando la carta, desde Presidencia les informaron que el Jefe de Estado quería recibirlos. Así fue como se instalaron en el Patio de las Camelias. Javiera Parada habló de la importancia de mantener diálogo con todos los sectores, que nadie puede restarse. «Es un gobierno legítimamente elegido que tiene que encauzar y darle curso a las soluciones de esta crisis y todas las fuerzas políticas deben ser parte de esta solución», dijo más tarde Parada en entrevista con Radio La Clave. Sobre la decisión del Partido Comunista de acusar constitucionalmente al Mandatario se mostró en contra y declaró: «No me parece acertado que en estos momentos se intente debilitar la poca institucionalidad y gobernabilidad que nos queda». Y agregó: «Entiendo que es legal lo que va a hacer el Partido Comunista, pero esto no es una decisión jurídica sino que es una decisión política y no contribuye en estos momentos plantear una acusación constitucional para que el Presidente renuncie».

En el diálogo participó también el ministro Blumel y luego de sumó el jefe de la cartera de Desarrollo Social, Sebastián Sichel. En la ocasión, el Mandatario les informó a los presentes – entre quienes también estaban Claudio Orrego, Paula Vial, Claudio Seebach, Edgardo Riveros, José Miguel Burmeister y Elisa Walker- que de manera paulatina se iría levantando el estado de Emergencia y que ya se habían contactado con el embajador en Ginebra para estar en comunicación con organismos de DD.HH.

El grupo, luego se dirigió al Senado en el ex Congreso en Santiago. Ahí se reunieron con el presidente de la Cámara Alta, Jaime Quintana. En la ocasión Estela Ortiz dijo que estaba preocupada por lo que estaba pasando y que no había que permitir que se repitiera lo ocurrido en 1973.

Dos hechos clave ocurrieron ayer en La Moneda y con una diferencia de solo minutos. Y los dos tuvieron como protagonistas al Presidente Sebastián Piñera y a la ex Mandataria Michelle Bachelet.

Minutos pasado el mediodía el ministro de Relaciones Exteriores, Teodoro Ribera, informó a los medios que el gobierno se comunicaría con la ex Presidenta Michelle Bachelet en su rol de Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU. “Para que puedan constatar en terreno las labores que se realizan para el resguardo de los derechos fundamentales. Creemos que es importante que las personas tengan acceso a todo lo necesario, pleno acceso, plena transparencia. Eso le hace bien a la democracia, le hace bien a los derechos fundamentales”, dijo el canciller.

Y a los pocos minutos se informó que el Presidente Sebastián Piñera se había comunicado con la ex Mandataria.

Mientras, cerca de las 11:30 horas representantes del bacheletismo ingresaron a La Moneda. Allí sostuvieron un diálogo con el Presidente y el ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel. Si bien eran cerca de 50 personas, al frente de ellas estaba Javiera Parada, ex agregada cultura del gobierno anterior y militante de Revolución Democrática. También llegó su madre Estela Ortiz, una de las amigas más cercanas de la ex Jefa de Estado -que en su gobierno fue secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia- y viuda de José Manuel Parada. Junto a ellas se vio, además, a la presidenta de la Fundación Horizonte Ciudadano, creado por la ex Mandataria, Valentina Quiroga.

No me parece acertado que en estos momentos se intente debilitar la poca institucionalidad y gobernabilidad que nos queda», dijo Javiera Parada sobre la intención del PC de acusar al Mandatario.

La decisión del gobierno de convocar a organismos de Derechos Humanos responde a la idea de ser totalmente abiertos a cualquier fiscalización de todo lo que ocurra durante el estado de Emergencia. De hecho, ya lo han llevado a cabo con el Instituto Nacional de Derechos Humanos que lidera el DC Sergio Micco. Incluso el miércoles se actuó rápido tras una información generada en redes sociales, que fue desmentida por jueces y el mismo INDH, sobre torturas en la Estación Baquedano.

En esta lógica se entiende que La Moneda recurriera a Bachelet para que en terreno constante la realidad.

Y la respuesta de la ex Jefa de Estado no se dejó esperar. Pocos minutos después del anuncio de Ribera, la Alta Comisionada publicó en su cuenta de Twitter que enviaría una misión a Chile

Michelle Bachelet

@mbachelet

Tras monitorear la crisis desde el comienzo, he decidido enviar una misión de verificación para examinar las denuncias de violaciones a los en . Parlamentarios y el Gobierno han expresado su interés en recibir una misión de @UNHumanRights.

16,5 mil personas están hablando de esto

De esta forma, desde el gobierno buscan cerrar el flanco de Derechos Humanos, precisamente abriéndose al tema y tomando una considerable distancia de países, como Venezuela, que por años impidieron la labor de distintas organizaciones de DD.HH. 

Y precisamente este fue uno de los temas que conversó el Mandatario con Javiera Parada y quienes dialogaron ayer con el Mandatario.

La conversación se produjo de manera improvisada, no estaba en la agenda del Presidente y distintas personas que participaron comentan que se generó un ambiente emotivo. El hecho ocurrió pasada las 11:30 horas de ayer cuando unas 50 personas vestidas de blanco llegaron a la oficina de partes de La Moneda para dejar allí la carta «La democracia es diálogo», con la firma de más de 2 mil 500 personas que se difundió el sábado y que fue impulsada por Parada y los abogados democratacristianos José Miguel Burmeister y Elisa Walker.

Cuando estaban dejando la carta, desde Presidencia les informaron que el Jefe de Estado quería recibirlos. Así fue como se instalaron en el Patio de las Camelias. Javiera Parada habló de la importancia de mantener diálogo con todos los sectores, que nadie puede restarse. «Es un gobierno legítimamente elegido que tiene que encauzar y darle curso a las soluciones de esta crisis y todas las fuerzas políticas deben ser parte de esta solución», dijo más tarde Parada en entrevista con Radio La Clave. Sobre la decisión del Partido Comunista de acusar constitucionalmente al Mandatario se mostró en contra y declaró: «No me parece acertado que en estos momentos se intente debilitar la poca institucionalidad y gobernabilidad que nos queda». Y agregó: «Entiendo que es legal lo que va a hacer el Partido Comunista, pero esto no es una decisión jurídica sino que es una decisión política y no contribuye en estos momentos plantear una acusación constitucional para que el Presidente renuncie».

En el diálogo participó también el ministro Blumel y luego de sumó el jefe de la cartera de Desarrollo Social, Sebastián Sichel. En la ocasión, el Mandatario les informó a los presentes – entre quienes también estaban Claudio Orrego, Paula Vial, Claudio Seebach, Edgardo Riveros, José Miguel Burmeister y Elisa Walker- que de manera paulatina se iría levantando el estado de Emergencia y que ya se habían contactado con el embajador en Ginebra para estar en comunicación con organismos de DD.HH.

El grupo, luego se dirigió al Senado en el ex Congreso en Santiago. Ahí se reunieron con el presidente de la Cámara Alta, Jaime Quintana. En la ocasión Estela Ortiz dijo que estaba preocupada por lo que estaba pasando y que no había que permitir que se repitiera lo ocurrido en 1973.

Si bien eran cerca de 50 personas, al frente de ellas estaba Javiera Parada, ex agregada cultura del gobierno anterior y militante de Revolución Democrática. También llegó su madre Estela Ortiz, una de las amigas más cercanas de la ex Jefa de Estado -que en su gobierno fue secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia- y viuda de José Manuel Parada. Junto a ellas se vio, además, a la presidenta de la Fundación Horizonte Ciudadano, creado por la ex Mandataria, Valentina Quiroga.

No me parece acertado que en estos momentos se intente debilitar la poca institucionalidad y gobernabilidad que nos queda», dijo Javiera Parada sobre la intención del PC de acusar al Mandatario.

La decisión del gobierno de convocar a organismos de Derechos Humanos responde a la idea de ser totalmente abiertos a cualquier fiscalización de todo lo que ocurra durante el estado de Emergencia. De hecho, ya lo han llevado a cabo con el Instituto Nacional de Derechos Humanos que lidera el DC Sergio Micco. Incluso el miércoles se actuó rápido tras una información generada en redes sociales, que fue desmentida por jueces y el mismo INDH, sobre torturas en la Estación Baquedano.

En esta lógica se entiende que La Moneda recurriera a Bachelet para que en terreno constante la realidad.

Y la respuesta de la ex Jefa de Estado no se dejó esperar. Pocos minutos después del anuncio de Ribera, la Alta Comisionada publicó en su cuenta de Twitter que enviaría una misión a Chile

Michelle Bachelet

@mbachelet

Tras monitorear la crisis desde el comienzo, he decidido enviar una misión de verificación para examinar las denuncias de violaciones a los en . Parlamentarios y el Gobierno han expresado su interés en recibir una misión de @UNHumanRights.

16,5 mil personas están hablando de esto

De esta forma, desde el gobierno buscan cerrar el flanco de Derechos Humanos, precisamente abriéndose al tema y tomando una considerable distancia de países, como Venezuela, que por años impidieron la labor de distintas organizaciones de DD.HH. 

Y precisamente este fue uno de los temas que conversó el Mandatario con Javiera Parada y quienes dialogaron ayer con el Mandatario.

La conversación se produjo de manera improvisada, no estaba en la agenda del Presidente y distintas personas que participaron comentan que se generó un ambiente emotivo. El hecho ocurrió pasada las 11:30 horas de ayer cuando unas 50 personas vestidas de blanco llegaron a la oficina de partes de La Moneda para dejar allí la carta «La democracia es diálogo», con la firma de más de 2 mil 500 personas que se difundió el sábado y que fue impulsada por Parada y los abogados democratacristianos José Miguel Burmeister y Elisa Walker.

Cuando estaban dejando la carta, desde Presidencia les informaron que el Jefe de Estado quería recibirlos. Así fue como se instalaron en el Patio de las Camelias. Javiera Parada habló de la importancia de mantener diálogo con todos los sectores, que nadie puede restarse. «Es un gobierno legítimamente elegido que tiene que encauzar y darle curso a las soluciones de esta crisis y todas las fuerzas políticas deben ser parte de esta solución», dijo más tarde Parada en entrevista con Radio La Clave. Sobre la decisión del Partido Comunista de acusar constitucionalmente al Mandatario se mostró en contra y declaró: «No me parece acertado que en estos momentos se intente debilitar la poca institucionalidad y gobernabilidad que nos queda». Y agregó: «Entiendo que es legal lo que va a hacer el Partido Comunista, pero esto no es una decisión jurídica sino que es una decisión política y no contribuye en estos momentos plantear una acusación constitucional para que el Presidente renuncie».

En el diálogo participó también el ministro Blumel y luego de sumó el jefe de la cartera de Desarrollo Social, Sebastián Sichel. En la ocasión, el Mandatario les informó a los presentes – entre quienes también estaban Claudio Orrego, Paula Vial, Claudio Seebach, Edgardo Riveros, José Miguel Burmeister y Elisa Walker- que de manera paulatina se iría levantando el estado de Emergencia y que ya se habían contactado con el embajador en Ginebra para estar en comunicación con organismos de DD.HH.

El grupo, luego se dirigió al Senado en el ex Congreso en Santiago. Ahí se reunieron con el presidente de la Cámara Alta, Jaime Quintana. En la ocasión Estela Ortiz dijo que estaba preocupada por lo que estaba pasando y que no había que permitir que se repitiera lo ocurrido en 1973.

/gap