Andrónico Luksic publicó una columna en los diarios El Mercurio y La Tercera, la que tituló “Ayúdenos a pagar la cuenta”, donde se refirió a la crisis social que afecta a nuestro país y que ya cumplió más de una semana.

 En el texto, que también compartió a través de su cuenta de Twitter, recordó declaraciones que entregó el 2016 donde planteó que “el país se está cayendo y entre todos tenemos que levantarlo”. Agregó que en ese entonces “puse como ejemplos el problema de las pensiones, del Sename, del conflicto en La Araucanía, y me referí especialmente al Transantiago y al impacto que tiene en la rabia de las personas”.“Tres años después, luego de la poca acción de la clase política, de nosotros los empresarios y de todos los que podemos hacer más por Chile, vemos cómo un nuevo terremoto y tsunami arrasan el país”, sostuvo el empresario, señalando que “el tsunami es social y es la manifestación paralela de muchas personas, especialmente jóvenes que festejan que ‘Chile despertó’ y salen a recordarnos que hay problemas que seguimos sin resolver”.

En ese sentido, Luksic aseguró que para salir de esta crisis se necesitan “acciones concretas”, por lo que se debe “fijar correctamente las prioridades y recursos; y que los que podemos ayudemos a pagar la cuenta”, por lo que se mostró abierto a discutir el impuesto a los más ricos.

“Algunos dicen que para eso es necesario un impuesto del 1% al patrimonio de los más ricos, y otros opinan que con eso estamos abriendo la puerta al descalabro de la economía. Pienso que, si queremos soluciones de verdad, no podemos seguir haciendo lo mismo. ¿Quieren discutir de ese impuesto al patrimonio? Perfecto, ningún problema. Abrámonos a evaluar todas las alternativas, pero aprendamos también todas las lecciones: discutamos quién y cómo se administrarán esos nuevos recursos”, planteó.

En ese sentido, continuó: “Pongamos más, pero ¿para qué? ¿Para seguir llenándonos de más y más ministerios, subsecretarías, gobernadores sin atribuciones, mesas de trabajo, seremis y tantos otros cargos para repartir, de asesores parlamentarios y programas sociales probadamente ineficientes? No, para eso no estoy dispuesto”.

Ante esto, se mostró disponible para que “si quieren estudiar ese impuesto u otro mecanismo para ayudar a “pagar la cuenta””,  pero, añadió, “asegurémonos que ahora sí habrá un buen servicio al país y a los que más lo necesitan. Pongámonos de acuerdo en un presupuesto nuevo, eficiente, sin arrastres de amiguismo y repartijas de cargos públicos sin negarse a cerrar ministerios o disminuir parlamentarios, y sin negarse tampoco a hacer más eficiente y flexible la administración pública. Como planteé el 2016″.

Luksic hizo un llamado a mejorar las pensiones, el transporte público, la salud, la educación y la seguridad, “ajustando todo lo necesario, pero sin retroceder en lo que ha avanzado el país”.

“Avancemos en paz, con energía y sin poner más obstáculos al crecimiento, condición esencial para el progreso y el bienestar. Contribuyamos con más recursos, que ahora sí lleguen a las personas. Demos juntos, con respeto por la democracia, el salto que nos falta para que los beneficios del desarrollo lleguen a todos los rincones y a cada habitante del país”, cerró.

/gap