La Teletón enfrenta un escenario que no estaba en la hoja de ruta de su versión 2019. La cruzada solidaria tiene ya fechas anunciadas para los días 29 y 30 de noviembre, y asoma como el próximo gran evento nacional y colectivo que se realizará en el contexto de la crisis que sacude al país.

Por tanto, hoy observa una suerte de encrucijada: ¿cómo la mayor instancia benéfica de Chile, donde participan desde empresarios hasta figuras de la televisión, se hará cargo de la situación que afecta a toda la sociedad?

Así lo confirma Daniel Fernández, presidente del directorio de Teletón, a La Tercera PM: “No hay nada aún, este lunes tenemos directorio. De que lo vamos a analizar, lo haremos, pero sin una fecha tope”. En rigor, cualquier anuncio se podría hacer después del feriado largo de la próxima semana.

Esta semana, su rostro más visible, Mario Kreutzberger, ha sostenido algunas reuniones con personal de la entidad donde se ha comentado el tema. El animador está en Chile durante estos días –el lunes dio una sentida entrevista en Canal 13, donde se emocionó al hablar de lo que está pasando en las calles- y es posible que se quede hasta el mismo evento televisivo de fines de noviembre, monitoreando la última fase de la cita, sobre todo en el escenario actual.

Como gran parte del país, esta semana la institución ha funcionado de manera parcial, dependiendo de la coyuntura que irrumpe día a día, y sólo hoy ha tenido a gran parte de sus centros de atención atendiendo con normalidad.

Según Valerio Fuenzalida, experto en televisión y profesor e investigador de la Universidad Católica, las 27 horas de amor de este año deben buscar una forma de adecuarse al malestar social que domina la agenda.

“Lo que está pasando en el país es de mucha profundidad, y por eso creo que la Teletón de este año tendrá que repensar muchas cosas. No me atrevo a hacer sugerencias, pero sí sé que obliga a repensar. En qué cosas tiene que cambiar, ahí está la pregunta”, comenta. Luego agrega: “Lo que hace la Teletón es una ayuda muy importante a cientos y miles de personas, y el Estado no tendría posibilidad alguna de tomar a esa gente y atenderla como lo ha hecho la Teletón todos estos años. No puede ser que la Teletón no sea distinta esta año, eso sería vivir fuera de la realidad”.

En lo concreto, en las últimas semanas ya han sido contactados varios músicos y artistas chilenos para la programación que prepara el evento en sus diversas instancias, como los shows en el Teatro Teletón o el cierre en el Estadio Nacional. A ellos no se les ha informado de posibles cambios.

Por otro lado, Don Francisco está esperando precisamente –tanto él como el organismo- hacer un análisis más acabado de lo que está pasando y de cómo la Teletón puede recoger el contexto actual, para a partir de ahí materializar algunos anuncios. También se deberá resolver qué sucede con la habitual gira que se desarrolla por Chile en la previa, la que tiene fecha de inicio para el 13 de noviembre en Arica.

La meta inicial para este año es de $32.851.438.341 y el lema es “Todos los días”.

A través de su historia, desde su debut en 1978, la instancia no se ha hecho solamente debido a las elecciones presidenciales o parlamentarias. Salvo en 1986, cuando fue cancelada debido a que topaba con otros eventos (Juegos Odesur, remodelación del teatro donde se hacía, etc.) y también con un creciente clima de crispación social.

Según dicen desde la institución, hasta ahora siguen trabajando con las fechas establecidas y la planificación fijada durante este año. Eso sí, distintas voces al interior de la entidad aseguran que se está observando con atención todo lo que está pasando, con el propósito preliminar de adaptarse a la realidad país y de sumar eventuales cambios a la cruzada. Por ahora recalcan que no hay nada concreto, pese a que las posibles modificaciones a algunos puntos del evento están sobre el análisis inmediato.

/gap