Fernando Cutz tiene una vasta carrera en temas de América Latina. Ejerció como alto asesor del ex Consejero de Seguridad Nacional del gobierno de Donald Trump, el general H.R. McMaster. También fue director para Sudamérica del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Incluso fue un asesor especial del Presidente Barack Obama en su viaje a Cuba en 2017. En conversación con La Tercera, Cutz analiza las protestas en Chile y cómo afecta a la imagen del país en el exterior.

¿Cuál es su visión sobre las protestas en Chile?

Lo que estamos viendo en Chile no es único necesariamente, es algo que estamos viendo en la región ahora, pero también en el mundo. Creo que el alza de la tarifa del Metro es un componente de lo que gatilló la indignación, probablemente sea un componente pequeño que la realidad. Creo que la realidad es que existe una división de clase que se está tomando control en todo el mundo entre los que tienen y los que no, que está causando una animosidad violenta en aquellos que sienten que están en el grupo de los que no tienen. Las personas que están en la clase alta están elevando los costos, mientras que los otros sienten que ellos tienen que pagar en general. Creo que esa es la razón real que estamos viendo, no solo en Chile, pero en todo el mundo. Esto explica mucho sobre el populismo que estamos viendo en la política ahora y explica mucho sobre los disturbios. Finalmente esa es la respuesta que los gobiernos tienen que resolver.

Para muchos analistas estas manifestaciones demuestran una falla del modelo económico, ¿está de acuerdo?

Sí seguro. Si miramos Chile y Argentina esos son dos países donde ha introducido un nuevo modelo económico, que es uno en el que los políticos han prometido que va a llevar a una mejora en la calidad de vida de las personas, especialmente para los trabajadores. Entonces si la clase trabajadora está sufriendo quizás no funcionó como ellos esperaban al menos. Cuando ves que la vida de las personas de la clase trabajadora que no mejora de manera drástica como las personas piensan, entonces es más probable que los políticas económicas se vean como un fracaso y que veamos lo que estamos viendo ahora.

FOTO: REUTERS

En el exterior Chile tenía una imagen de estabilidad, ¿cree que esta imagen se ha visto dañada?

Chile ha sido visto como uno de los países más estables y prósperos en América Latina hasta ahora, creo que cuando las empresas piensan de problemas en la región, cuando el gobierno de Estados Unidos piensa en los problemas en la región, Chile nunca ha sido tema, es el país más estable y próspero que puedas pensar, al punto que era un ejemplo para la región. Así que lo que estamos viendo ahora es quizás un llamado de atención, pero por lo menos dejará una marca memorable para las empresas y el gobierno sobre Chile, al ver no solo el descontento social, sino que también la violencia, los disturbios, las quemas en la calle, los saqueos. Esas son cosas que muy probablemente dañarán la visión que las empresas y los gobiernos tienen de Chile por muchos años.

Usted ha asesorado al Departamento de Estado cuando ocurren estas protestas, ¿qué tipo de consideraciones toman en cuenta como gobierno de Estados Unidos? y ¿cree que esto pueda afectar para que países no participen de la misma manera en la APEC y en la COP25?

No anticipo que las cosas se salgan tan de las manos que Chile no sea capaz de ser el anfitrión una cumbre exitosa de la APEC, pero lo que no quieres, hablo de Chile al menos, es una pantalla dividida en la televisión de todo el mundo, mostrando a los líderes mundiales reunidos, abrazados y sonriendo, mientras que al otro lado de la pantalla tienes violencia, manifestaciones, con las personas muriendo, saqueos. Entonces creo que esto tiene que ver más con un problema de imagen para Chile, más que una preocupación real la viabilidad de llevar adelante una cumbre exitosa. Ahora, qué es lo que piensa el gobierno de Estados Unidos cuando vemos protestas como éstas: creo que hay que mirar ambos lados, cuáles son los temas por los que las personas están protestando, por qué se están quejando, si es un reclamo legítimo, si es algo que el gobierno deberían estar haciendo frente de mejor manera y cuáles son las respuestas que está dando el gobierno. Cómo está reaccionando el gobierno ante las protestas. Si hay proceso democrático respetuoso, cuando las protestas se vuelven violentas cómo reacciona el gobierno y trata de apaciguar la situación. Todas estas son las cosas que estaría pensando si estuviera en el gobierno estadounidense. Pero creo que lo que estamos viendo en Chile no es una reacción negativa del gobierno, no creo que haya ninguna preocupación sobre la respuesta del gobierno chileno, es más cómo puedes reaccionar desde una perspectiva política y económica que finalmente resuelva una desesperación clara de la clase trabajadora chilena.

/gap