La agencia de calificación de riesgo Fitch Ratings afirmó este lunes que es poco probable que las recientes manifestaciones sociales en Chile perjudiquen el perfil crediticio del país.

Asimismo indicó mediante un informe “que las masivas protestas no debería provocar revisiones negativas en las calificaciones a las empresas”.

Fitch señaló que las protestas generalizadas pueden tener un efecto adverso a corto plazo sobre el crecimiento económico y las ganancias del cuarto trimestre, pero que las implicancias financieras para las empresas no deberían ser recurrentes.

“El malestar social destaca las restricciones clave de calificación soberana, incluida la alta desigualdad de ingresos y un ingreso per cápita relativamente bajo”, indicó.

Asimismo señaló que está monitoreando los efectos económicos de las protestas, el impacto de las iniciativas fiscales sobre el déficit del gobierno y la carga de la deuda pública, y la gobernabilidad y el progreso de las reformas de la administración del Presidente Sebastián Piñera.

La agencia dijo que proyecta que el crecimiento de la economía chilena este año superará el 2% y se acelerará a 3% el 2020, pero anticipó cierta presión negativa de las protestas.

“Las medidas fiscales para abordar las demandas sociales se están financiando prudentemente en parte a través de impuestos y la reasignación de gastos. Esto debería limitar las consecuencias para las finanzas públicas, pero es probable un mayor déficit fiscal en 2020 del orden del 0,2% del PIB. La reciente flexibilización monetaria a través de una reducción de las tasas de interés también puede ayudar”, indicó.

También podría haber un riesgo a la baja para el camino de consolidación fiscal de Chile como resultado de las protestas.

Retail y centros comerciales

Fitch dijo que las empresa aún están evaluando los daños y que el grado de destrucción varía con las empresas de retail y los centros comerciales como los más afectados, donde ha producido una discontinuidad operativa debido a que las instalaciones fueron dañadas por incendios o saqueos, pero que las pérdidas deberían recuperarse parcialmente con cobertura de seguro.

La agencia recordó que en ambos sectores Cencosud, Falabella, Forus, Parque Arauco y Mall Plaza son entidades a las que Fitch califica.

“Esperamos que los emisores con activos dañados se reconstruyan, pero la incertidumbre con respecto al sentimiento del consumidor podría frenar las nuevas inversiones. Algunos minoristas pueden reevaluar la necesidad de ubicaciones físicas, dados los problemas de seguridad en curso en algunas ubicaciones, y dar un mayor enfoque en el comercio electrónico y el canal en línea”, explicó.

Energía y sanitarias

El informe sostiene que el riesgo regulatorio para los emisores chilenos se encuentra entre los más bajos entre sus pares dado el escaso nivel de intervención gubernamental.

Sin embargo, advirtió que la revisión de algunas leyes que regulan a las empresas de servicios básicos puede acelerarse dado que las tarifas de estos sectores son un punto importante de discusión para la población chilena.

Fitch estimó que los márgenes operativos pueden reducirse para las compañías de distribución eléctrica y las sanitarias, pero que no se esperan bajas de calificación.

En este sentido indicó que las calificaciones del sector reflejan el perfil de bajo riesgo de las compañías que operan como monopolios naturales e indefinidos en áreas de concesión definidas.

/psg