Hace muchos años que no veíamos una profunda discordancia entre los poderes del Estado, partiendo por el ejecutivo y legislativo, en diferentes materias tan importante para todas las personas. Sin embargo, la violencia nunca antes vista, claramente no es el camino adecuado para poder conseguir unir esos dos mundos que divide a nuestro país y que nos aleja de la realidad.

No bastó con  los proyectos enviados al congreso, con las sugerencias previsionales del ejecutivo, ni tampoco las comisiones que se habían formado en gobiernos anteriores, tampoco las marchas de la Coordinadora No+AFP, ni las diferencias de la oposición con respecto al tema previsional específicamente, para que tuviéramos que ver un Chile herido, partiendo por llamados a evadir pagos del metro, que posteriormente se transformó en destrucción de uno de los íconos, de disminuir la brecha que existe entre los ricos y pobres, como es la quema de estaciones de metro.

Cabe señalar, qué en el ámbito previsional, el daño que se ha hecho a los más pobres es enorme y también a los pensionados, que utilizan el metro con su tarjeta de adulto mayor, que por culpa de unos delincuentes y enajenados, hoy tienen que pagar pasaje completo al tener que subirse a una micro y sin la rebaja que tenían en el metro de Santiago.

Por otra parte, después de tantos días en que nuestro país ha sido azotado por tantos destrozos, saqueos, muertes, al parecer, todos están dispuestos a escuchar a la gente que está cansada de tantos abusos, entre otros, por las miserables pensiones que no es digno de un país en que sólo unos pocos reciben los beneficios a costa de muchos que se sacrifican toda una vida, y terminan recibiendo pensiones miserables.

Si bien es cierto, quien gobierna es el ejecutivo, enviando proyectos para ser analizados en el otro poder, que es el legislativo, la clase política tiene mucho que reflexionar al respecto, porque estos abusos se vienen arrastrando desde décadas, y los ciudadanos se cansaron de esperar y decidieron salir a la calle a protestar por tanta injusticia social.

Si bien es cierto, hoy se está anunciando aumentos de la cotización al 5% y ese 1% adicional es para seguros sociales, y otras medidas en apoyo a los pensionados, como aumentar la pensión básica solidaria como el aporte previsional solidario, tuvieron que esperar una reacción muy poco habitual de parte de todos, porque la pasividad propia de nuestra idiosincrasia, simplemente se agotó y dio paso una reacción sin color político y exigiendo mayor igualdad para todos. El costo ha sido muy alto, pero lo material se repone, las personas sólo quieren ser tratados de la misma forma sin distinción de clase, con sueldos decentes que se traduzcan en pensiones dignas hoy mañana y siempre.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com