La Cámara Federal de Argentina ordenó este martes revocar la imputación de la ex Presidenta Cristina Fernández en dos de los casos que tiene abiertos por corrupción, pero al mismo tiempo ha confirmado los cargos en un tercero, apenas 48 horas después de que se convirtiera en vicepresidenta electa.

Fernández ha quedado liberada de los casos en los que se investigan presuntas irregularidades en la renegociación de los contratos de corredores viales y de importación del gas natural licuado, según informa el diario La Nación.

Esta última está considerada la causa fundamental del escándalo de corrupción de los llamados “cuadernos de las coimas”, elaborados por el chofer de un alto cargo del Gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) que fue apuntando el dinero que, supuestamente, se entregaba y cobraba para la adjudicación de obras públicas durante los gobiernos de los Kirchner.

Sin embargo, el mismo tribunal confirmó el procesamiento de la líder izquierdista por un delito de cohecho pasivo por hechos similares en la conocida popularmente como “cartelización” de la obra pública.

Fernández es objeto de numerosas investigaciones judiciales, la mayoría por corrupción. El pasado mes de mayo se sentó por primera vez en el banquillo de los acusados por, presuntamente, liderar una organización criminal para defraudar al Estado contratando obra pública en la provincia de Santa Cruz a través de testaferros con el Grupo Austral Construcciones, propiedad de la familia Kirchner. Con ello habría facturado 46.000 millones de pesos (773 millones de dólares).

La sentencia de este primer juicio -ya tiene otros en el horizonte- se espera para principios de 2020, cuando ya será vicepresidenta en ejercicio, cargo que ganó en las elecciones celebradas el pasado domingo y del que tomará posesión el 10 de diciembre. Sus críticos denuncian que el verdadero motivo del regreso de Fernández a la política es frenar las investigaciones judiciales en su contra.

/psg