En al menos tres puntos de la ciudad de Cochabamba, opositores y simpatizantes de Evo Morales protagonizaron batallas campales este martes, en lo que se ha convertido en una de las jornadas más violentas desde el inicio del conflicto en Bolivia por sospecha de fraude, tras las elecciones generales del domingo 20. El presidente Evo Morales busca una tercera reelección, lo que ha motivado a la oposición a realizar bloqueos y paro en las principales ciudades.

Los enfrentamientos más fuertes se registraron hoy en la zona de la Muyurina, pasado el mediodía, cuando los marchistas afines al presidente Morales intentaron levantar los puntos de bloqueos. Estos sectores llegaron desde varios flancos, unos desde Sacaba, ciudad capital de la provincia del Chapare y otras poblaciones más distantes, mientras que otro grupo se trasladó hasta este punto desde la zona sur de la ciudad.

Fuertes choques entre partidarios y opositores a Evo Morales se dieron en la tarde del martes en Cochabamba mientras la policía intentaba dispersas con gases
Fuertes choques entre partidarios y opositores a Evo Morales se dieron en la tarde del martes en Cochabamba mientras la policía intentaba dispersas con gases

En el sector norte del puente de la Muyurina, se apostaron los opositores, también superando los dos centenares y “armados de bombas molotov”, según denunció el coronel Raúl Grandy, comandante departamental de la Policía de Cochabamba.

Lo cierto es que ambos grupos portaban piedras palos, petardos y otros explosivos con los que se agredieron unos a otros durante el lapso de 1 hora o más. Los enfrentamientos se intensificaron en las avenidas Uyuni y Ramón Rivero, donde bandadas de jóvenes se insultaron a gritos y se lanzaron objetos contundentes. Algunas personas bajaron al río Rocha y desde allí dispararon petardos y lanzaron piedras indiscriminadamente.

La Policía apostada en el puente de la Muyurina trató de dispersar a los manifestantes utilizando agentes químicos y disuadiendo la confrontación, con poco éxito.

Alrededor de la misma hora, otros grupos se enfrentaron en la Plaza de las Banderas donde el momento álgido lo marcó la quema de un pino emblemático que ardió para pesar de los cochabambinos. Se presume que el hecho fue producto de una bengala lanzada entre vecinos de la zona sur y norte de la ciudad. Algunos testigos presenciales del hecho coinciden que los manifestantes del partido de gobierno intentaron cruzar el puente de Cala Cala pero la fuerte resistencia de los vecinos que bloqueaban el sector exacerbó los ánimos.

Una mujer reclama contra el
Una mujer reclama contra el “fraude” de Morales metida dentro de un ataúd

Los vecinos y transeúntes intentaron sofocar la quema del pino con recipientes de agua pero el incendio se apoderó de otras tres banderas de países extranjeros que quedaron calcinadas. Bomberos finalmente apagó el fuego.

El tercer punto de confrontación fue El Pueblito de Cochabamba, un histórico barrio ubicado al noreste de la ciudad en la zona de Tupuraya, donde los choques derivaron en destrozos a automóviles estacionados, motos quemadas y heridos.

Hoy es la séptima jornada de paro ciudadano en Cochabamba, se han registrado cinco heridos y se han reportado situaciones de vandalismo en condominios de las afueras. Se dice que las turbas que recorren la ciudad lo hacen con el objetivo de levantar los puntos de bloqueo mientras que la resistencia lo ofrecen vecinos que rechazan a los resultados de las elecciones generales.

El coronel Grandy dijo que permanecerán en alerta ante cualquier hecho que altere el orden público en el departamento, luego de que algunos sectores sociales hayan llamado a la resistencia civil para mañana con mayor fuerza.

/psg