Dos organizaciones colombianas: el Ejército de Liberación Nacional (ELN), y Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y una peruana: Sendero Luminoso (SL) se mantienen como organizaciones terroristas designadas por el gobierno de Estados Unidos.

El informe anual sobre el terrorismo en el mundo dado a conocer este viernes por el Departamento del Estado incluye a 51 organizaciones de todo el orbe, siendo el Grupo Estado Islámico (ISIS), y Al Qaeda, los más relevantes a nivel internacional.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN)

fue designado como organización terrorista el 8 de octubre de 1997. Según la descripción detallada en el informe, el ELN es un grupo marxista-leninista colombiano formado en 1964 que sigue enfocado en atacar los servicios de seguridad y la infraestructura económica, en particular el petróleo y gasoductos y torres de electricidad, y extorsionar a compañías extranjeras y locales.

Señala que, en 2016, el Ejército de Liberación Nacional continuó apuntando a la infraestructura de Colombia, particularmente a los oleoductos. También lanzó morteros en estaciones de policía y militares, colocó dispositivos explosivos cerca de las carreteras y participó en ataques de francotiradores, bloqueos de carreteras y emboscadas.

Además, añade, el ELN continuó secuestrando a civiles y miembros de los cuerpos de seguridad. A lo largo de 2017, el gobierno de Colombia y el ELN llevaron a cabo conversaciones de paz, pero finalmente no llegaron a un acuerdo.

Las negociaciones en La Habana, Cubafueron intermitentes a lo largo de 2018 después de ser suspendidas en enero tras una serie de bombardeos que mataron a varios policías e hirieron a docenas más. El gobierno colombiano suspendió indefinidamente las conversaciones en agosto de 2018.

Se estima que el Ejército de Liberación Nacional está formado por unos 1.,500 combatientes y un número desconocido de seguidores. El grupo se basa en las zonas rurales y montañosas del nortenoreste y suroeste de Colombia, y en las regiones fronterizas con Venezuela.

Según el Departamento de Estado, el ELN obtiene su financiamiento del tráfico ilícito de narcóticos, la extorsión de las compañías de petróleo, gas y la minería ilegal. Los fondos adicionales se derivan de los pagos de secuestro por rescate.

/gap