Agua llegada desde más allá del Sistema Solar. Eso es lo que dicen haber descubierto investigadores del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en el segundo viajero interestelar, 2I Borisov, que actualmente se encuentra cruzando nuestro vecindario cósmico. Desde que fuera visto por primera vez en agosto, todos los ojos telescópicos han estado apuntando a su trayectoria, revelando su composición, trayectoria y, ahora, incluso que portaría agua.

Resultado de imagen de Hallan agua extraterrestre en el segundo viajero interestelar, Borisov"
El cometa Borisov es el segundo visitante interestelar

Según Adam McKay y sus colegas de la NASA, quienes acaban de publicar un estudio disponible en el sitio de preimpresión Arxiv, además del gas en forma de cianógeno expulsado de su superficie, -algo común en los demás cometas de nuestro Sistema Solar-, este cuerpo presentaría grandes cantidades de oxígeno a su alrededor, posiblemente como resultado de que el hielo de agua se convierta de sólido a gas al ser calentado por el Sol.

19 kilos de agua por segundo

Para llegar a esta conclusión, los investigadores utilizaron un instrumento en el Observatorio de Apache Point, en Nuevo México, para estudiar la luz reflejada por el cometa Borisov a principios de este mes. «Si una molécula de agua se sublima de la superficie, se libera como vapor de agua», explica McKay. A partir de ahí, la luz ultravioleta del ol descompone la molécula en hidrógeno y oxígeno, momento en el cual es detectado por este equipo.

Los hallazgos del equipo sugieren que el cometa está produciendo actualmente hasta 19 kilogramos de agua por segundo. Alan Fitzsimmons, de la Queen’s University Belfast (Reino Unido), afirma para NewScientist que la observación es una detección clara de átomos de oxígeno que apuntan a que el cometa contiene agua.

A pesar de que se ha detectado agua fuera del Sistema Solar en anteriores ocasiones -por ejemplo, en atmósferas de algunos exoplanetas o en nebulosas de estrellas-, sería la primera vez que podemos «ver» agua extrasolar tan cerca. «Este sería el primer ‘paquete’ de agua de otro sistema planetario», incide Fitzsimmons.

Puede que no haya agua

Sin embargo, hay otras explicaciones: el oxígeno podría provenir de monóxido de carbono o dióxido de carbono, hipótesis que requerirá más observaciones para ser verificada. De hecho, se podrá ver en los próximos meses, cuando Borisov registre su distancia más cercana a nuestra estrella, lo que ocurrirá a principios de diciembre. En este momento, la actividad del cometa se volverá más intensa y se podrán comprobar dichas teorías.

McKay también señala que estudiar la composición del hielo de agua -en el caso de que existiera realmente- podría ofrecer una visión fascinante de otros sistemas. «¿Somos especiales como sistema planetario o hay muchos sistemas planetarios como el nuestro? Eso tiene implicaciones para el origen de la vida y cómo de común es la vida en todo el universo», señala.

/psg