«Vamos a tener un tercer trimestre con una actividad muy baja y vamos a cerrar el año con algo más cercano al 2,2% (de crecimiento)», dijo el ministro de Hacienda Ignacio Briones durante su participación en el programa Mesa Central de Tele 13 Radio.
«El lunes vamos a tener el Imacec de septiembre, probablemente va a ser un número bueno, pero esperamos que para octubre tengamos un Imacec del orden de 0, y lo más probable es que sea negativo», advirtió. En agosto el Banco Central llevó las expectativas de crecimiento a 2,6%

El secretario de Estado se refirió a los daños económicos como resultado de la destrucción a la que se ha sido sometida la infraestructura pública y los comercios durante las últimas semanas. «La cara más visible del daño de las últimas semanas ha sido la destrucción, los incendios del Metro y el comercio. Hay una parte invisible: el profundo daño económico que esto ha generado y que tendrá consecuencias en el futuro», dijo.

«Hay emprendedores, que no son los más ricos de este país, que han tenido una pérdida de ventas y destrucción que es relevante. La semana pasada, la recaudación de IVA bajó 25% asociado a este tipo de fenómenos. 25% es enorme. Uno puede imaginar lo que hay detrás, que son menores ingresos, menor capacidad de pagar sueldos. Ahí tenemos una cuestión muy profunda donde estamos muy preocupados». Continuó señalando que «estimaciones muy preliminares muestran que los daños asegurables por destrucción y por lucro cesante estamos hablando de 2 mil a 3 mil millones de dólares. Eso es enorme, en el terremoto las primas de seguro fueron del orden de 8 mil millones».

En el programa, el ministro abordó temas como el impuesto a los súper ricos, los precios de los medicamentos, el ingreso mínimo garantizado, la reforma tributaria y de pensiones, entre otros puntos. Sin embargo, fijó asuntos en los que se está trabajando a corto plazo: llegar a un protocolo de acuerdo o marco de entendimiento con respecto a la reforma tributaria, algo que también se debería lograr en pensiones, y aprobar los puntos previstos en la agenda social.

«Las peticiones y las necesidades son infinitas, pero los recursos son limitados. Mi rol como ministro de Hacienda es hacerme cargo de la agenda social, pero también de la responsabilidad fiscal», subrayó.

/gap