El intendente regional del Biobío, Sergio Giacaman, realizó un balance sobre el catastro de daños en infraestructura e implementos públicos en la zona por manifestaciones tras el estallido social durante las últimas dos semanas.

Preliminarmente, este daño fue avaluado en 2 mil millones de pesos aproximadamente. Este registro fue liderado por el Ministerio de Obras Públicas junto a la colaboración de las municipalidades de la región.

Giacaman explicó que “los municipios debían entregarnos la información sobre el daño que han tenido sus comunas, ese monto asciende aproximadamente a los 2 mil millones de pesos y esto considera el daño en la infraestructura pública, semáforos, espacios públicos, entre otros”.

El foco de análisis consistió en recopilar la información que entregó los municipios y los distintos servicios públicos como calles, paraderos, plazas, señalética, basureros, etc. Estos implementos están a cargo del municipio, los que están informando periódicamente.

La autoridad regional viajará a Santiago para sostener una reunión junto a la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), y así definir cuál será la vía de transferencia de los recursos que irán en ayuda de los municipios

Mañana vamos a Santiago para tener la certeza de que contaremos con los recursos, para abordar esta situación. Teniendo esto activaremos los recursos del plan de reconstrucción de infraestructura pública que ha sido dañada“, explicó el intendente.

Por su parte, el seremi de Obras Públicas, Daniel Escobar, detalló que los daños “a las carreteras como peajes y pavimento, serán cubiertos por el MOP y, al mismo tiempo, por sus seguros de concesión. Lo que es daño al inmobiliario público como paraderos, semáforos, bancas, etc. será gestionado por el intendente con el nivel central, y así obtener un financiamiento adicional para los municipios que aborden estas pérdidas y tengan mayor ayuda”.

/gap